Entradas

Tecnología para la inclusión financiera

El Banco Mundial indica que alrededor de 2500 millones de personas no utilizan servicios financieros formales y no tiene cuenta bancaria. La inclusión financiera es un factor clave para el desarrollo de los países, para reducir la pobreza e impulsar la prosperidad.

La educación financiera y la tecnología fomentan y hacen más accesible el progreso de las empresas y el bienestar de las personas.

La inclusión financiera es una idea sencilla: las personas y las empresas pueden acceder a servicios financieros y pagos seguros, cómodos y asequibles y utilizarlos para satisfacer las necesidades diarias y los objetivos a largo plazo. Abarca todas las iniciativas públicas y privadas para brindar acceso a los servicios financieros a las personas físicas y a las Pymes que, tradicionalmente, están excluidos del sector financiero formal; además de mejorar y perfeccionar el uso del sistema financiero para los actores que ya forman parte del circuito financiero formal.

Fomentar la inclusión financiera de las Pymes en países de América Latina y Asia es fundamental, ya que éstas juegan un rol central en el tejido productivo y en la creación de empleo por medio de la mejora de la productividad, la competencia y el crecimiento.

En numerosos países las pequeñas empresas no tienen bancarización, no disponen de pagos digitales, tienen dificultades en obtener financiamiento… La inclusión financiera significa, para estas pequeñas empresas, tener acceso a productos financieros útiles y asequibles que satisfagan sus necesidades —transacciones, pagos, ahorros, crédito y seguro— prestados de manera responsable y sostenible.

Las empresas fintech son una “vía de acceso” a la inclusión financiera pues están impulsando gran parte de la innovación y la inversión que la hace posible. Innovadores de tecnología, desarrollan soluciones digitales que llegan a negocios que no cuentan con suficientes bancos ni servicios. Las soluciones Fintech y los servicios de banca digital representan una oportunidad para ampliar significativamente el acceso financiero a personas y empresas, aumentar la competencia y para profundizar el desarrollo financiero. Promover el acceso a productos y servicios financieros impulsa la innovación, el crecimiento y un acceso más amplio a los mercados internacionales. Además, cuando las pequeñas empresas pasan al digital les genera comodidad y confianza.

Con la penetración de smartphones aumentando exponencialmente en los países en desarrollo en general, hay una oportunidad cada vez mayor para que las Pyme y las personas accedan a servicios financieros básicos, a través de diferentes tipos de aplicaciones tecnológicas y soluciones innovadoras. logrando una mayor eficiencia y aumentando la integración de la población no bancarizada.

La tecnología financiera digital y el aumento del uso de teléfonos móviles a nivel mundial han facilitado la ampliación del acceso de las pequeñas empresas a servicios financieros a un coste más bajo y con menos riesgo.

Poder tener acceso a aplicaciones para dispositivos móviles que manejan documentos de identidad digitales para abrir una cuenta, guardar la información, enviar pagos o disponer de datos sobre los clientes y proveedores, puede servir como puerta de acceso a otros servicios, financiación alternativa y productos financieros útiles y pertinentes adaptados a los usuarios.

Aplicaciones para la digitalización de los procesos financieros, como SeeDCash que automatiza la gestión de la liquidez, además de gestionar con eficacia  las cuentas bancarias, controlar la información bancaria y proporcionar previsiones automáticas de cobro y pago, acerca los servicios financieros a las pequeñas empresas.

La mayoría de los bancos comerciales están adoptando estas soluciones, pero también existe un amplio espacio para profundizar la colaboración con empresas Fintech y con ello cerrar los gaps de inclusión financiera en esas regiones y promover las finanzas responsables. Para aprovechar esta oportunidad, es importante contar con marcos regulatorios apropiados que faciliten la incorporación de estas soluciones tecnológicas de manera eficiente.

Las finanzas en la pequeña empresa

En general, los empresarios, emprendedores y gestores de pequeñas empresas conocen muy bien su negocio y saben cómo vender, cómo gestionar a su personal o como tratar con el cliente, pero no son expertos financieros y contables ni deben de serlo.

Sin embargo, hay dos cosas que deben de conocer obligatoriamente. La primera es entender sus cuentas, es decir el margen de sus servicios o productos y la segunda es conocer la liquidez en cada momento y a futuro.

Para lo primero, necesitan un gestor que no solo les haga la contabilidad y los estados financieros obligatorios, sino que les dé información más allá de los beneficios o pérdidas.

 

El buen gestor es también el socio financiero que trabaja mano a mano con el empresario desde el primer momento apoyándole en la evaluación económico-financiera, realizando con él la planificación financiera a largo y medio plazo, el presupuesto de gastos e ingresos y encontrando los recursos financieros de la forma más económica posible. Elaborará la contabilidad financiera y analítica y los informes sobre desviaciones presupuestarias, los márgenes y la rentabilidad reales y apoyará la gestión con información que permita la toma de decisiones en tiempo real y sobre los indicadores correctos.

Necesitan que les proporcionen cada mes la información sobre cómo gastan el dinero, cómo lo ingresan, qué productos o servicios son más rentables, cuantos clientes les quedan por cobrar… Esto es, deben de solicitar a su gestor una cuenta de resultados personalizada y adaptada a su negocio.

Para conocer la liquidez en cada momento, los propietarios de pequeñas empresas deben de gestionar bien el efectivo. Cualquier empresa, por pequeña que sea, debe de conocer su cash cada día
para evitar problemas de liquidez ! Es muy importante porque el capital inicial puede no bastar para los gastos diarios del negocio, así que necesitan prever las entradas y salidas de dinero, es decir, el flujo de caja, con la mayor exactitud posible. Conociendo y entendiendo cuáles son los ingresos de su empresa y de dónde vienen, conocerán lo que tienen en el banco y su capacidad de gasto. Así podrán hacer frente a los pagos a sus proveedores y a sus empleados a tiempo y en todo momento.

 

Las aplicaciones como SeeDCash resuelven la necesidad de controlar la tesorería. De una forma muy sencilla, sin necesidad de conocimientos financieros y sin perder tiempo en meter muchos datos, la aplicación calcula la liquidez presente y futura contrastando los movimientos previstos con los del banco y poniendo enseguida de manifiesto qué clientes son deudores. Además,

 

Sin este conocimiento de la empresa, los gerentes irán a ciegas sobre la situación financiera de su empresa, y su sostenibilidad a largo plazo resulta muy complicada.

¿Cómo hago previsiones de cobro si no tengo ni idea de lo que voy a vender?

Muchos usuarios que utilizan nuestra app nos plantean la misma pregunta: ¿Qué previsiones de cobro voy a meter si no sé lo que voy a vender ni a cobrar en estos momentos?

Sí, efectivamente las previsiones de cobro, salvo en contados sectores y negocios, por ejemplo, que manejan suscripciones, son complicadas de tener.

Nosotros les contamos lo siguiente:

  1. Más vale tener una previsión, aunque sea aproximada que no tener previsión

Recuerda que el objetivo es evitar futuros problemas de liquidez en tu negocio. Así que, aunque siempre es mejor ser conservador con el dinero, no por eso no puedes evitar estimar tus cobros.

Al menos establece una previsión mensual como base y, si es posible, llévala a semanal. Haz una estimación basada en tu presupuesto como indicamos en el punto siguiente.

Te puedes servir de herramientas de presupuestación que contemplan varios escenarios o crearlos tú mismo en un simple Excel.

  1. Si tienes un presupuesto general de tu empresa, entonces ya tienes una previsión.

Aunque la incertidumbre sobre el negocio es ahora grande, siempre tendrás que hacer un presupuesto anual en el que estableces tus objetivos de negocio y calculas los gastos e ingresos por meses. Entonces vas a tratar de llevar estas ventas anuales estimadas a previsiones.

Lo que vas a hacer es convertir tu presupuesto general en un presupuesto de tesorería. Lo que debes de hacer es añadir a los importes de ventas de tu presupuesto el IVA y añade el plazo medio (o más pesimista si quieres ser conservador) para convertirlos en cobros. Así tendrás unas previsiones mensuales a medio plazo aunque más inciertas.

  1. En estos momentos más complicados hay que trabajar sobre la liquidez de forma continua.

Supone un esfuerzo diario revisar las previsiones, sí, pero es la única manera de conservar un control de la tesorería de la empresa.

Tendrás que convertir cada día las previsiones inciertas en previsiones más confirmadas. Para ello fíjate un plazo de dos semanas a partir del día en curso. Revisa para ese plazo las previsiones que creaste a partir de tu presupuesto de tesorería y adelántalas, atrásalas o suprímelas de acuerdo con el conocimiento que tengas en ese momento de las facturas de venta y del cobro de los clientes. Así adecuarás mejor los pagos que tienes que hacer a los cobros.

¿Cómo puedes confirmar las previsiones de cobros? Si puedes exige un porcentaje de la factura por adelantado, realiza un control “preventivo” de los cobros. Llama a tus clientes siempre que puedas para recordarle el vencimiento de la factura y después para confirmar el pago, crea alertas que te avisen enseguida de un no cumplimiento de cobro y vuelve a llamar al cliente, habla con el banco para anticiparte a un posible descubierto.

 

Así que, es muy importante que hagas escenarios de ventas e ingresos y tengas controlado el cobro de los clientes.

Si quieres que te ayudemos a analizar cómo puedes hacer tus previsiones de cobro, escríbenos o llámanos, estaremos encantados de ayudarte.

 

Ingenia realiza una gestión eficiente de su tesorería con SeeDCash

INGENIA es una empresa Consultora de Ingeniería, que desarrolla su actividad desde el año 2003 y que agrupa en su equipo humano a profesionales con amplia experiencia en distintas áreas de la ingeniería. INGENIA desarrolla todo tipo de proyectos y estudios de ingeniería civil, urbanismo, planificación territorial, medio ambiente, arquitectura, Project Management, así como asistencias técnicas, direcciones de obra y coordinaciones de seguridad y salud, tanto para el sector público como para el privado.

El valor añadido de INGENIA, además de la preparación de su plantilla, radica en la calidad de los proyectos que elabora, cuidando al máximo los detalles tanto técnicos como estéticos. La empresa tiene presencia en Madrid y Jaén.

En circunstancia excepcionales la tesorería es el centro de interés de cualquier empresa y se percibe muy claramente lo crucial y vital que es para la supervivencia de la empresa. Por eso, en el momento actual de crisis resulta particularmente importante llevar un continuo control de la liquidez de la empresa. Para su Director Gerente, Emiliano Rodríguez, “gestionar la tesorería de manera adecuada es estratégica para nosotros ya que trabajamos tanto para organismos públicos como para empresas privadas. Hay que sincronizar los procesos de ingresos y gastos con los flujos de entrada y salida de dinero, para operar con tranquilidad y para poder seguir creciendo”.

Para Santos Hernández, Responsable de Contratación y Administración, “hay que vigilar que se cobran las cantidades previstas y en el tiempo previsto. Garantizar la liquidez de la empresa ahora es mucho más complicado y necesitas ayudarte de herramientas que no te roben tiempo que ahora es muy valioso para el buen seguimiento de las finanzas. Un incumplimiento de pago de un cliente puede suponer un incumplimiento con nuestros proveedores, y eso puede dar al traste con una relación comercial provechosa para ambas partes, suponer la interrupción del suministro, la suspensión del crédito o la exigencia de acometer el pago por anticipado. Por eso decidimos utilizar SeeDCash. Es muy importante llevar y planificar la tesorería al día o al menos semanalmente, conocer cuál es tu liquidez en todo momento, así como las cuentas bancarias, pagos y cobros para evitar y solventar los problemas de liquidez y efectivo, y ello es sencillo con SeeDCash”.

Además, Emiliano Rodríguez considera fundamental que su empresa sea muy sólida en el aspecto financiero porque es una señal de potencial y fortaleza y augura un futuro prometedor para toda la compañía.

 

El Plan de Tesorería de crisis de tu empresa

Hacer el Plan de Tesorería en una pequeña empresa es hacer tres cosas:

  1. Hacer un presupuesto de tesorería anual mensualizado. A partir del presupuesto general de la empresa en el que se determinan los ingresos y los gastos, convertirás éstos en cobros y pagos aplicando los plazos de cobro y pago (plazos medios) y el IVA. Además, incluirás todos los impuestos (IRPF, retenciones, seguros sociales, impuesto de sociedades…) y la financiación, los flujos financieros de préstamos, amortizaciones, intereses, comisiones…. Y los cobros y pagos de inversión.
  2. A partir de este presupuesto generarás un plan de tesorería semanal, al menos a 12 semanas vista obteniendo las previsiones de cobros y pagos.
  3. Actualizarás al menos cada semana las previsiones para tener las desviaciones.

 

En estos momentos críticos para las pequeñas empresas en que el Plan de Tesorería es la herramienta de gestión y toma de decisiones diaria para el gerente. Hay que anticipar todos los posibles pagos que se tendrán que afrontar, pero también determinar con minuciosidad en cuanto a las fechas los cobros. Debe de proporcionarte una vista muy precisa a corto plazo (1 a 2 semanas) pero también una vista a medio ya que debe de cubrir también imprevistos. Tu Plan de Tesorería será muy fiable para el corto plazo y menos cuanto mayor plazo cubras.

En este Plan de Tesorería tienen que ir siempre de la mano la tesorería real y la prevista porque en periodos de crisis como el actual, la supervivencia de la empresa depende de lo eficazmente que se actúe con las desviaciones. Es decir, tiene que ser cada día actualizado con la realidad que se está produciendo en las cuentas bancarias para detectar y corregir rápidamente las variaciones.

Para hacer estimaciones acertadas conviene que prepares diferentes escenarios de negocio (ventas y compras) y diferentes escenarios de cobro y pago (alargamientos de los plazos). Cuanto más te anticipes y te prepares frente a los distintos posibles escenarios, más probabilidad tienes de verte menos afectado. Conviene crear escenarios pesimistas porque las crisis suelen ser más largas de lo que queremos y tienes que conservar la caja el mayor tiempo posible. Los escenarios van a permitirte no solo ver claramente los ajustes que tienes que hacer y la financiación que tengas que solicitar sino cómo serán tus resultados a lo lardo de los próximos 3 a 4 meses y actualizar los planes de contingencia.

Después, identifica de forma rigurosa todas tus fuentes de ingreso y haz una previsión de los cobros de clientes si es posible uno a uno, tanto de los pendientes como de los vencidos y los pagos de gastos fijos.

También es muy importante que identifiques los cobros extraordinarios tales como ventas de activos, subvenciones, créditos e identificar los posibles impagados que puedes calcular con una ley de reparto en base a un histórico o al comportamiento de tus clientes.

En tu gestión del día a día tendrás que verificar y comparar los resultados previstos con los reales. Este análisis es crítico porque te permitirá modificar correctamente la situación y actualizar las proyecciones para los siguientes días en base a los resultados reales. Si no puedes hacer el seguimiento diario, al menos zallo de forma semanal.

El control de la tesorería te supondrá invertir un tiempo diario, pero merece la pena por la supervivencia de tu empresa y si puedes trata de ayudarte con herramientas que te hagan más sencillo obtener la información que necesitas y hacer este control más eficiente.

Finalmente, si tienes empleados será muy importante que generes confianza y les comuniques de forma transparente la situación real, el plan para salir adelanta y cómo les afecta.

Tesorería de guerra

⇒Economía de guerra: en momentos de fuertes convulsiones violentas o en periodos de situación crítica, la economía de los países se orienta para mantener el funcionamiento de las actividades económicas indispensables para el país, procurar el autoabastecimiento, desincentivar el consumo privado, garantizar la producción de alimentos y controlar la economía nacional desde el Estado.

⇒Tesorería de guerra: en momentos de recesión o de situación económica delicada ante una falta de liquidez, la tesorería de la empresa se orienta para mantener la liquidez que todavía conserva la empresa en la caja, reducir los pagos al mínimo y a no hacer más que los pagos imprescindibles. Pero también para tratar de distribuir y movilizar los recursos y que vayan a las actividades que permitan a la empresa subsistir mientras dure la “guerra”.

En este convulso momento actual en el que nos encontramos, hay que proteger a cualquier precio a las empresas grandes, medianas y pequeñas.

En circunstancia excepcionales la tesorería es el centro de interés de cualquier empresa y los gerentes y propietarios de repente se dan cuenta de lo crucial y vital que es para la supervivencia de la empresa.

 

⊕ La estrategia militar para sobrevivir a la crisis pasa por tomarse tiempo en la planificación y coordinación de un plan y después aplicar las tácticas más convenientes para lograr el objetivo de supervivencia.

El militar y filósofo Sun Tzu en su libro “El arte de la guerra” escribió: “El que sabe cuándo puede volar y cuando no, será victorioso”.

§Pero a nosotros nos gusta más: “Prohíbe los augurios para evitar las dudas”

Porque lo que vamos a hacer es una estrategia que nos permita pasar de las elucubraciones a las previsiones lo más acertadas posibles.

  1. Preparación

Como en toda estrategia de defensa, el primer paso es reconocer el entorno, identificar y aislar al enemigo. En nuestra empresa vamos a recoger los elementos económicos y, sobre todo, de nuestra propia situación.

¿Cómo está nuestra tesorería? ¿Dónde está el agujero y de cuanto es ahora y será en los próximos 6, 9, 12 meses el agujero?

Para conocer esto vamos a hacer “borrón y cuenta nueva” y a preparar un plan de tesorería nuevo con las nuevas previsiones que determinemos serán más realistas. ¿Cómo están mis clientes? ¿Quiénes van a poder pagarme? ¿Cuándo podré pedir financiación? ¿A quiénes de mir proveedores les tengo que pagar sí o sí?

Después vamos a tratar de elaborar varios escenarios. Estando como está la situación ahora, más vale pecar de pesimista que de optimista. Mejor alargar el plazo de “crisis”, elaborar previsiones de cobro inferiores, plazos más largos…

  1. Ejecución

Una vez que tenemos identificada nuestra necesidad de liquidez a corto y medio plazo, vamos entonces a determinar cómo podemos gestionar de forma óptima la que tenemos y la que podemos generar. Las acciones siguientes nos ayudarán a ello:

  • Innovar para buscar nuevos ingresos (nuevos productos, nuevos mercados…). Las Administraciones en momentos de dificultad económica lanzan planes de medidas extraordinarias para facilitar ayudas de I+D+I acelerando su gestión y la aprobación de proyectos
  • Buscar toda la información posible sobre nuestros clientes, las noticias que les pueden afectar. Cuidarles mucho y comunicar mucho con ellos. Se trata de defender los ingresos que podemos obtener y de buscar ingresos donde sea. Si les hacemos un buen seguimiento, además de asegurar más los cobros, podremos conocer las fechas e importes de los cobros y mantener controlada la deuda.
  • Hablar con los proveedores que son imprescindibles para el negocio tratando de alargar en lo posible los plazos de pago cuando sea necesario a la vez que les damos la mayor seguridad posible
  • Saber en todo momento el saldo de bancos y conocer los remanentes de saldo diarios (si los hubiera) para aplicarlos a aquellos gastos que son urgentes y fundamentales
  • Negociar con los bancos tratando de conseguir relajar los pagos de cuotas, aplazar los reembolsos de préstamos o de mejorar las condiciones financieras
  • Buscar ayudas financieras y aprovechar todas las ayudas institucionales
  • Acogerse a aplazamientos de impuestos
  1. Explotación

Se trata de no contraer compromisos que se traduzcan en medias victorias. Es decir, hacer acciones urgentes irreflexivas no previstas que nos desvíen del plan.

 

“El que llega primero al campo de batalla espera la llegada del enemigo fresco para combatir. Quien llega tarde al campo de batalla tiene que apresurarse y llega exhausto al combate”

PDS2: ¿Qué es la segunda Directiva de Medios de Pago?

PSD2 (Payment Service Providers) es una regulación europea sobre servicios de pago electrónicos que entró en vigor el pasado 14 de septiembre de 2019. Su objetivo es completar el desarrollo de un mercado único de pagos en la Unión Europea aumentando la seguridad de los pagos en Europa, promoviendo la innovación y favoreciendo la adaptación de los servicios bancarios a las nuevas tecnologías.

Conlleva cambios importantes en la industria tecnológica al dar acceso a terceros a la infraestructura de los bancos. Para ello, la PSD2 regula y armoniza dos clases de servicios que prestan empresas terceras: los servicios de información de cuenta (AIS) y los servicios de iniciación de pagos (PIS).

El servicio de información de cuenta consiste en recoger y almacenar la información de las distintas cuentas bancarias de un cliente en una aplicación permitiendo a los clientes tener una visión global de su situación financiera.

Con el servicio de iniciación de pagos, terceros proveedores facilitan el uso de la banca “online” para realizar pagos por internet.

Los bancos españoles están aplicando sucesivamente la nueva normativa haciendo las modificaciones necesarias en sus plataformas y sus servicios de pago para abrirlos a terceras empresas a través de las “Open API’s”.

 

PSD2 introduce un elemento importante que es la seguridad, con nuevos requisitos de seguridad mediante la llamada “Autenticación Reforzada de Clientes” (SCA). Estos nuevos requisitos de seguridad implican el uso de dos factores de autenticación en operaciones bancarias que antes no lo requerían, como el acceso a cuentas online o a través de apps y los pagos.

La SCA se realiza para que la gestión del dinero y los pagos online sean más seguros y para reducir el fraude en estos procesos. Por ello, en un nivel alto, se requiere cuando un pagador transfiere fondos o accede a la información de su cuenta.

El sistema de doble autenticación obliga a usar al menos dos elementos de las tres categorías que propone la normativa: de conocimiento (contraseña, código pin, “Passphrase” o preguntas cuya respuesta solo conoce el usuario), de posesión (teléfono móvil cuya posesión quede demostrada por la recepción de un SMS con un código OTP, tarjeta o dispositivo cuya posesión quede demostrada mediante el escaneo de un código QR, tarjeta leída por un lector de tarjetas) y de inherencia (iris o retina, huella dactilar, reconocimiento de voz, geometría de cara y manos, dinámica de escritura).

 

PSD2 está revolucionando los servicios que prestan y que prestarán los bancos, llevándolos a buscar innovaciones en sus servicios y a colaborar, e incluso adquirir, empresas Fintech que les complementen o simplifiquen sus propios servicios financieros.

Las PYMES puedes aprovecharse de PSD2 en la digitalización de sus procesos, construyendo su propia infraestructura de gestión financiera a medida “por piezas”: contabilidad, gestión de la liquidez, financiación, inversión, gestión de divisas, pagos…

 

Los servicios regulados por PSD2 son básicos para las nuevas empresas Fintech para prestar sus servicios a sus clientes. SeeDCash como empresa que facilita la gestión de la liquidez de pequeñas empresas y autónomos, utiliza los servicios de información de cuenta para obtener diariamente los movimientos de cuentas de los clientes que utilizan la aplicación para confirmar y conciliar las previsiones de forma inteligente y generar la proyección y los indicadores de liquidez.

Por ello, a partir de septiembre, los clientes han empezado a ver cambios en su experiencia de usuario cuando inician una sesión en su app o en su web del banco o cuando pagan con una tarjeta bancaria.

Para la conexión bancaria que realiza SeeDCash, el sistema de autenticación reforzada se traduce en que el usuario debe de autorizar al agregador bancario de la aplicación la consulta de las cuentas bancarias. Este proceso debe de hacerse de forma periódica ya que cada 90 días hay que renovar la autenticación de la conexión bancaria.

 

Puedes ver más información en :

Clínica MEDart utiliza SeeDCash para controlar sus cobros y su liquidez

Clínica MEDart es un centro médico acreditado, con un equipo médico altamente cualificado con formación en Medicina Estética, Nutrición y Medicina General que ofrece tratamientos médicos en el marco de una atención integral del paciente, considerando la salud en su conjunto.

Para sus profesionales médicos, la imagen personal y la autoestima son dos pilares fundamentales que sustentan el bienestar psicológico de la persona. En Clínica MEDart tienen el objetivo de mejorar la imagen externa sin descuidar el equilibrio psicológico, para lograr la máxima armonía personal.

 

Sus servicios de Medicina Estética facial y corporal, Medicina General y promoción de la salud y Tratamiento Médico de la obesidad y sobrepeso utilizan técnicas innovadoras y un equipamiento de última generación.

 

Como en toda empresa de servicios, el cobro de sus servicios médicos es el elemento clave para la salud de la empresa y es fundamental para adquirir la tecnología médica que evoluciona muy rápidamente y para comprar los suministros y materiales.

 

Por ello decidieron utilizar SeeDCash. La aplicación les informa cada día de los cobros recibidos, les avisa si hay cobros que tenían previstos y que no se han producido y, además, les da visibilidad de su futura liquidez para que puedan acogerse a campañas de compra que hacen las empresas farmacéuticas y médicas. Para el equipo de Dirección de MEDart es muy importante hacer una labor preventiva del cobro y contactar al cliente si no llega el pago para establecer una clara comunicación con él y mantener la confianza.

Como dice la Dra. Lucía Martínez Caballero, Directora Médica y Responsable de Nutrición y Medicina Estética de la clínica: “En Clínica MEDart tenemos muchos pacientes y necesitamos controlar de forma fácil y rápida el cobro de las consultas y los saldos para asegurar la calidad de nuestros servicios».

C.I.M.I.T.Y.M.

En un reciente informe que hizo Vodafone sobre los aspectos del negocio que preocupan a las pequeñas empresas, sorprende ver que la gestión de la tesorería no aparece como una de las cuestiones de preocupación. Y la digitalización de la empresa tampoco aparece en las primeras posiciones.

Las cinco cuestiones que más preocupan a los gestores de pymes son: la rentabilidad, el contar con el equipo adecuado, la demanda de sus productos o servicios, la situación económica general y los costes laborales.

Cuestiones sumamente importantes para un negocio, pero si descuidamos la liquidez de la empresa, ya puede tener un buen equipo, ventas y márgenes que no funciona nada. No se puede confundir rentabilidad con tesorería. Una empresa puede ser rentable, pero si no hay liquidez, la empresa puede morir.

La rentabilidad es un elemento clave para la supervivencia de una empresa. Pero rentabilidad y liquidez no son lo mismo, aunque ésta forme parte de las ratios que la determinan.

Ciertamente, en la empresa los ingresos deben de ser superiores a los gastos y el margen bruto que obtiene debe de ser positivo. Vender más y mejorar la experiencia de clientes son claves para el éxito de la empresa.  Además, el control de costes y gastos es importante para obtener una máxima rentabilidad y puede suponer una ventaja competitiva. La tecnología impulsa la eficiencia de los procesos internos y la optimización máxima del potencial de la empresa automatizando tareas.

Pero en el mundo de los negocios, en las escuelas de negocio de Estados Unidos se emplea un acrónimo: C.I.M.I.T.Y.M., Cash Flow Is More Important Than Your Mother. Esto es, “La tesorería es más importante que tu madre”.

Como indicador de rentabilidad, la liquidez corriente mide la capacidad que tiene un negocio para afrontar las obligaciones más inmediatas. Se trata de un indicador cuyo objetivo es saber si la empresa es capaz de generar tesorería, es decir, si tiene capacidad de convertir sus activos en liquidez a corto plazo. El cálculo es muy sencillo: tan solo hay que dividir el activo corriente (derechos de cobro a corto plazo, tesorería, y existencias) entre el pasivo corriente (obligaciones de pago y compromisos a cumplir en el corto plazo).

Otro indicador relativo a la liquidez que impacta en la rentabilidad es el ciclo de conversión de efectivo. Hay que analizar cómo es el ciclo de ventas o cuánto tiempo lleva vender el producto a clientes potenciales. En algunas empresas con ciclos de ventas de meses, las implicaciones en la tesorería de este largo ciclo de ventas son fundamentales para tener en cuenta: tiene que cubrir los gastos generales durante meses mientras el equipo está gastando, luchando por cerrar las ventas. Además, cuanto antes cobre, mejor, por lo que las estrategias que aceleran el ciclo de cobro son fundamentales. Y hay un montón de actividades similares relacionadas con el efectivo que son fáciles de pasar por alto pero que son cruciales para la viabilidad de la empresa. Hay que tener en cuenta, pues, de forma constante las necesidades de efectivo. La mala gestión de la liquidez entierra un negocio.

Así es que, para una pequeña empresa, es muy importante tener un buen equipo y captar clientes , sí,  pero no hay nada más importante que el efectivo para mantener la capacidad de su empresa de cumplir con sus propias obligaciones.

 

La importancia de la planificación (Parte I)

planning

 

Vivimos en un mundo en el que impera y se apoya la filosofía del «Carpe Diem» para todo, vive el día y mañana ya veremos… Y como todo en esta vida, bien entendido es válido, pero al pie de la letra resulta hasta peligroso que no tengamos nada previsto para el mañana…

En Tesorería, la palabra clave es previsión, y siempre hablamos de la importancia de tener una buena previsión, pero hoy queremos subir un nivel más y hablaros del paso previo: la planificación. Y aunque lo enfoquemos desde el punto de vista de la empresa, esto es aplicable a la vida misma.

Se acerca fin de año y las empresas empiezan a preparar los temidos presupuestos que servirán de hoja de ruta para el próximo año. Dichos presupuestos parten normalmente de un plan estratégico en el que se definen, a muy alto nivel, los principales objetivos de la empresa. Esto va a permitir que, durante la elaboración de los presupuestos, establezcamos partidas de gastos e ingresos alineadas con las metas que la empresa se propone conseguir durante el próximo año.

Estas metas pueden venir heredadas del ejercicio anterior no forzosamente por no haberse conseguido, sino que en la mayoría de los casos porque se trate de metas a medio y largo plazo, imposibles de concluir en un año, y también pueden ser incluidas como nuevas metas porque la empresa aborde nuevos proyectos o abra nuevas líneas de negocio.

La importancia de la planificación no sólo radica en planificar, sino en el posterior control y seguimiento que se haga de dicha planificación. La planificación a un año vista normalmente implica varias revisiones durante el año con el fin de ir ajustando posibles desviaciones y anticipar imprevistos que puedan impactar en el calendario establecido.

Para entender mejor este proceso, tenemos el ciclo PHVA de Edwuard Deming, de mejora continua, en el que se definen 4 fases principales, perfectamente válidas para cualquier plan:

  • Planificar: En la etapa de planificación se establecen objetivos y se identifican los procesos necesarios para lograr unos determinados resultados de acuerdo a las políticas de la organización. En esta etapa se determinan también los parámetros de medición que se van a utilizar para controlar y seguir el proceso.
  • Hacer: Consiste en la implementación de los cambios o acciones necesarias para lograr las mejoras planteadas.
  • Verificar:  Una vez se ha puesto en marcha el plan de mejoras en caso de ser necesario, se establece un periodo de prueba para medir y valorar la efectividad de los cambios.
  • Actuar:  Realizadas las mediciones, en el caso de que los resultados no se ajusten a las expectativas y objetivos predefinidos, se realizan las correcciones y modificaciones necesarias. Por otro lado, se toman las decisiones y acciones pertinentes para mejorar continuamente el desarrollo de los procesos.

 

 

Por último, el éxito de los presupuestos  reside en saber hacer su traslado a Pagos y Cobros. Esta será la única manera de asegurar su completo seguimiento basado en las entradas o salidas del efectivo (y no solo en los hechos que las provocan) y ante cualquier posible desviación o desajuste, será más sencillo tomas las decisiones adecuadas para equilibrarlo.

En el próximo post hablaremos con más detalle de la elaboración de los presupuestos de Tesorería, la traducción de Ingresos y Gastos a Pagos y Cobros, los ajustes en base a históricos o tendencias, y el control de desviaciones, a través de casos prácticos.