Entradas

ODONTECNIC utiliza en SeeDCash para gestionar su liquidez

Odontecnic es un Laboratorio integral de prótesis odontológica. Desde hace más de 8 años trabajan con software digital de 3shape, tanto para ortodoncia como para prótesis y planificación de implantes.

Prestan numerosos servicios. En ortodoncia realizan casos de alineadores, férulas para cementado indirecto, férulas de desprogramación y bruxismo, realizan set-up virtuales, posicionadores para terminación de casos, casos de guías para posicionamiento mediante el CBCT de microtornillos, aparatos sobre microtornillos sinterizados sin soldaduras, barras minimalistas de retención lingual con sistema de autocolocación (se cementan en unos segundos), etc. En prótesis realizan encerados diagnósticos sobre la imagen del paciente, carillas estéticas, planificación de implantes con guías quirúrgicas, trabajos sobre implantes roscados, sobredentaduras sobre implantes, prótesis fija, esqueléticos sinterizados, etc. También realizan todo tipo de impresiones 3D con las impresoras más avanzadas de los ficheros que obtenga la clínica con su escáner intraoral.

 

Para la compañía, que está creciendo de forma importante, la liquidez es clave para sustentar ese crecimiento. Una correcta gestión de la tesorería de la empresa aporta, en buena medida, el éxito a corto, mediano y largo plazo. El conocer, de forma rápida y con la mayor precisión posible, la información sobre los cobros y pagos futuros es fundamental para anticipar necesidades. Como dice Begoña, socia y responsable de administración: “La liquidez en una empresa es el indicador más eficaz para testar la evolución de esta. Tener liquidez suficiente es muy importante para poder afrontar posibles contingencias futuras, y debe controlarse permanentemente”.

 

Las nuevas tecnologías ayudan a automatizar esta gestión y a realizar todas las actividades en muy poco tiempo, teniendo la posición de tesorería en tiempo real. Por eso Odontecnic utiliza SeeDCash. Begoña afrima que “decidimos probar la aplicación porque nos pareció muy sencilla de usar, muy práctica y nos da toda la información necesaria para comprobar la evolución de la liquidez de la empresa y, además, tenía muy buenas valoraciones. Lo que destacaríamos de SeeDCash es lo sencilla y práctica que resulta. Es una aplicación muy intuitiva pero que aporta una gran cantidad de información. El único inconveniente que tiene la aplicación es que no está desarrollada la versión para escritorio y algunas veces resulta complicado controlar toda la información desde el móvil.”

¿Qué es el CASHFLOW?

El cashflow es un indicador clave para las empresas, es el flujo de caja o de tesorería.

Es decir, se trata de la tesorería que se origina en un ejercicio económico gracias al negocio. La tesorería generada en la cuenta de resultados, calculándose como el beneficio neto (beneficio más impuestos), línea de Pérdidas y Ganancias más todas las partidas que no supongan salida de caja: amortizaciones y provisiones.

Cashflow: Beneficio + amortizaciones + provisiones 

¿Por qué se agregan a los beneficios las amortizaciones y provisiones? Porque las amortizaciones son un coste que no supone una salida del dinero. Contablemente suponen una minoración del resultado del ejercicio, pero no implican un desembolso. Lo mismo ocurre con las provisiones.

El cashflow es un indicador de referencia para hacer una valoración de la empresa y además sirve para liberar liquidez a los accionistas. A través del cashflow se trata de concretar las disponibilidades financieras, el efectivo que la empresa es capaz de generar, por ello tiene una importancia enorme ya que mide la salud financiera y permite saber si la empresa va a ser capaz de cumplir sus compromisos de pago.

Sin embargo hay que hacer una precisión: como no todos los ingresos y gastos de cobran y pagan al contado, se puede cerrar un ejercicio económico con ingresos pendientes de cobro y gastos pendientes de pago. En realidad se está computando como tesorería a los efectos contables, pero eso no es así en la realidad. Que se haya realizado y facturado una venta y contabilizado su beneficio no significa que se haya cobrado la venta. Es más, siempre habrá una parte de las ventas del ejercicio que no se han cobrado. Por eso, se puede tener un cashflow muy elevado desde el punto de vista patrimonial, solo mirando la cuenta de resultados, pero tener poca liquidez liberada.

No es raro encontrar empresas con una excelente salud según una primera impresión de sus cuentas, que tienen las cajas vacías. (El Confidencial – 28 de diciembre de 2016. “En principio, la aparente falta de liquidez de eShop Ventures puede sorprender si atendemos a sus cuentas anuales… Pese a que las empresas de eShop ventures cuentan con un activo superior a los 31 millones de euros, sus cantidades en caja a principios de 2016 apenas superaban los 118.000 euros”).

El cashflow “real” debe de responder a las preguntas: ¿generamos el cash suficiente para cumplir con nuestros proveedores?, ¿y con nuestros acreedores?, ¿cómo impactará la inversión que vamos a hacer en el flujo de caja previsto?

En las pequeñas empresas se da valor a la cuenta de resultados, pero se da poco valor al cashflow. Normalmente en estas empresas no suele haber un director financiero como tal sino un contable (o una gestoría) y este contable está sobre todo interesado en los cobros de clientes y los saldos de bancos. Se hace una gestión administrativa básica y no una gestión provisional del cashflow. También en las pequeñas y microempresas, el CEO “lleva la empresa en la cabeza” y para él el cashflow como tal es un concepto irrelevante que solo miran los bancos. Es el que decide una compra o no porque el mejor que nadie sabe lo que hay y no le interesa el activo fijo, las amortizaciones, las provisiones…

Pero cuando la empresa crece o quiere buscar financiación, entonces las entidades financieras o inversores empiezan a preguntar sobre el cashflow, el Estado de Flujos de Caja o cómo van a recuperar su capital y, por tanto, cuanta liquidez va a generarse en la empresa.

Por eso es fundamental para la empresa controlar los flujos de caja que reflejan la realidad del dinero que entra y sale de la y para ello debe de dotarse de instrumentos para testar y prever los niveles de tesorería actuales y previstos y, así, poder gestionarlos.