Entradas

Financiación a corto plazo para momentos críticos de liquidez

Momentos críticos de liquidez

 

Las Pymes y Autónomos son las empresas que más a menudo pueden tener momentos críticos en su liquidez, como por ejemplo trimestralmente con el pago de impuestos o anualmente con el pago de tasas, impuesto de sociedades o pagas extras.

SeeDCash te va a ayudar a llevar el control para que te puedas anticipar a estas situaciones, pero ¿qué acciones puedes tomar para hacerles frente?

 

Financiación a Corto Plazo

 

Para la gestión de la financiación de las pymes y autónomos podemos recurrir a diversas maneras para obtener liquidez, pero la más apropiada y ágil son alguno de los instrumentos de financiación a corto plazo, ya que presentan una relación de ventajas respecto a otros tipos de financiación a largo plazo, a saber:

  • Son ágiles y no requieren trámites ni aprobaciones complejas.
  • Se ajustan mejor a la necesidad puntual.
  • Riesgo más limitado porque solo queda expuesto el recurso financiado.
  • No eleva la deuda acumulada en el balance del negocio.
  • No incrementa el riesgo CIRBE, al no variar el riesgo bancario, lo que favorece la valoración de la empresa de cara a futuras necesidades de préstamos a largo plazo.

 

Tipos de Financiación a Corto Plazo

Los recursos financieros más habituales a disposición de las Pymes y autónomos son los siguientes:

  1. Descuento de Pagarés

También conocido como descuento comercial o descuento de efectos, en el que las empresas ceden los créditos comerciales que tienen frente a sus clientes con el objetivo de cobrarlos de forma anticipada, a cambio de una reducción en el importe pactado con la entidad financiera. Se caracteriza por su rapidez y eficacia, sin necesidad de firmar pólizas ni documentos notariales.

  1. Anticipo de Facturas

Mediante esta modalidad de financiación las empresas pueden solicitar a la entidad financiera el anticipo del cobro de las facturas de sus clientes de forma periódica o puntual, convirtiendo sus ventas a crédito en ventas al contado.

Una modalidad más integral del anticipo de facturas es el Factoring, servicio en el que se cede a la entidad de crédito, la gestión de cobro de los créditos comerciales (facturas, pagarés, letras, etc.). La entidad financiera asume el riesgo del cobro a cambio de una comisión de servicios o comisiones, pactada previamente.

  1. Confirming

En el caso del confirming lo que se cede a la entidad financiera es la gestión del pago de las facturas a los proveedores, obteniendo con ello una serie de beneficios:

  • Los Proveedores tienen mejor asegurado el cobro.
  • Se les facilita a los proveedores la capacidad financiera de negociar el cobro anticipado de las facturas pendientes.
  • Se evita la carga administrativa de la gestión con proveedores.

 

A quien recurrir

 

Tradicionalmente acudimos a nuestra entidad financiera habitual, pero existen empresas especializadas en este tipo de productos que son mucho más flexibles al estar orientadas a este sector concreto y ofrecer específicamente este tipo de servicios.

Por nuestra excelente relación con ellos te podemos recomendar a Workcapital SA, que también es una pyme, y aunque joven, cuenta con mucho talento en su equipo humano, y cuyo referente es la excelencia en el servicio a sus clientes.

Te asesorarán en la mejor solución según tus necesidades particulares.

 

 

Curso de gestión de tesorería de la empresa. La posición diaria

Seguimos nuestro curso de gestión de tesorería de la empresa, en esta ocasión vamos a revisar por qué y cómo hacer una posición diaria de la tesorería aunque nuestra empresa sea pequeña.

 

Vamos primero a comentar el por qué de hacer una gestión diaria de la liquidez de la empresa:

  • Controlar que no se produzcan descubiertos en cuentas. Tanto si se hacen previsiones (lo recomendable), como si no se hicieran, cuando nos falla un cobro que teníamos previsto, nuestra cuenta puede quedar en números rojos, en descubierto. En estos casos los bancos cobran unos intereses que pueden llegar a ser elevados y que impactan en nuestras cargas financieras. Si la empresa ya va justa de tesorería, cualquier carga adicional es una merma de rentabilidad.
  • Anticipar los saldos futuros inmediatos. La posición bancaria con las previsiones de cobros y pagos a realizar en cada una de las cuentas bancarias nos dan visibilidad para anticiparnos a posibles situaciones indeseadas y actuar lo antes posible. Eso nos servirá para identificar “agujeros” de tesorería y buscar cuanto antes la financiación necesaria para cubrirlos el tiempo determinado y por el importe preciso.
  • Controlar los saldos ociosos. Aunque en este momento no se pueden conseguir en los bancos buenas rentabilidades de los excedentes de tesorería, no por ello debemos de tener elevados saldos ociosos en cuentas que suponen una pérdida de oportunidad o incluso un coste si nos hemos financiado más de lo que hubiéramos debido.
  • Controlar que los bancos no nos cobren comisiones indebidas o nos realicen cargos inadecuados.

 

Entonces, ¿qué hacemos cada día para tener estos controles?

Habitualmente, los procesos diarios de tesorería son los siguientes:

  1. Verificar las previsiones de cobros y pagos que habíamos cargado y que tenemos para el día
  2. Conectarse a la banca electrónica de cada una de las entidades con las que trabajamos y descargar los movimientos y los saldos de todas las cuentas. Esta quiere decir que hay que conectarse a las bancas electrónicas con sus correspondientes usuarios y contraseñas y con distintos menús de acceso a la información.
  3. Es conveniente hacer una bajada de los movimientos bancarios varias veces al día, al menos dos, una a principio de mañana y otra al final de mañana para tomar en cuenta todos los movimientos que se producen en el banco.
  4. Comprobar que los saldos bancarios finales son correctos y que no faltan ni sobran movimientos
  5. Comprobar en los movimientos bancarios que no hay movimientos indebidos
  6. Contrastar o “conciliar” las previsiones con los movimientos del banco para ver si faltan cobros por recibirse o so los cargos son correctos en día e importe.
  7. Ejecutar los pagos del día
  8. Tomar las acciones pertinentes con el banco si hay que descontar, anticipar cobros, etc… o equilibrar cuentas si tenemos varias y algunas están en posición acreedora y otras en posición deudora
  9. Introducir las nuevas previsiones de cobro y pago si las hubiera

 

Toda esta gestión diaria de los bancos es puramente administrativa y puede llevar al Financiero o al Director General varias horas a la semana y muchas horas al mes sin aportarles valor ni proporcionarles una posición a tiempo para una toma de decisiones ágil.

Todos estos procesos generalmente se hacen en un Excel que es una buena herramienta y que ya tendremos configurada con nuestras macros, pero siempre tendremos que alimentarla, volcar datos, homogeneizar formatos, preparar informes…

Entonces, si hacer una gestión diaria del cash consume tiempo al Financiero o al CEO, no les merecerá la pena hacerlo cada día y, seguramente, les parezca suficiente hacerlo solo vez a la semana. Pero si un día hay algún imprevisto, algún impagado, algún pago mayor de lo habitual puede producirse un descubierto.

Hoy en día, sin embargo, se puede disponer de una herramienta como SeeDCash que no requiera tiempo de configurar y manejar, y que cada día proporcione a primera hora en tiempo real la visión de uno de los aspectos más críticos del negocio: la liquidez.

Esta herramienta realiza de forma automática todos los procesos diarios de tesorería y genera todos los indicadores de liquidez necesarios para pilotar la empresa. Además, proporciona alertas por saldos mínimos, saldos en descubierto, avisos de cobros, de impagados, de comisiones, avisos de posibles descubiertos, de posibles errores de tesorería, etc.

En definitiva, proporciona la seguridad de  tener la liquidez bajo control en todo momento.

 

Somos la app que crea el plan de tesorería de PYMES y autónomos

El periódico digital El Confidencial, en colaboración con Banco Santander, da a conocer los proyectos de personas que impulsan el progreso.

Todo el equipo de SeeDCash nos sentimos muy orgullosos de haber sido elegidos para ser publicados en esa sección.

Porque nosotros creemos que la educación financiera y la tecnología fomentan y hacen más accesible el progreso de las empresas y el bienestar de las personas. Por eso hemos creado una aplicación que quiere ayudar a emprendedores, autónomos y empresarios a vivir más tranquilos y a hacer crecer sus empresas de una forma sana y duradera.

Os dejamos el enlace en el que podéis ver la entrevista completa con nuestra CEO, Teresa Núñez, en la que explica muy claramente qué es nuestra aplicación y por qué es importante que cualquier empresa, por pequeña que sea, gestione su tesorería.

https://www.elconfidencial.com/sociedad/2019-06-20/santander-futuro-personas-app-tesoreria-pymes-bra_2079417/

¿Qué es el CASHFLOW?

El cashflow es un indicador clave para las empresas, es el flujo de caja o de tesorería.

Es decir, se trata de la tesorería que se origina en un ejercicio económico gracias al negocio. La tesorería generada en la cuenta de resultados, calculándose como el beneficio neto (beneficio más impuestos), línea de Pérdidas y Ganancias más todas las partidas que no supongan salida de caja: amortizaciones y provisiones.

Cashflow: Beneficio + amortizaciones + provisiones 

¿Por qué se agregan a los beneficios las amortizaciones y provisiones? Porque las amortizaciones son un coste que no supone una salida del dinero. Contablemente suponen una minoración del resultado del ejercicio, pero no implican un desembolso. Lo mismo ocurre con las provisiones.

El cashflow es un indicador de referencia para hacer una valoración de la empresa y además sirve para liberar liquidez a los accionistas. A través del cashflow se trata de concretar las disponibilidades financieras, el efectivo que la empresa es capaz de generar, por ello tiene una importancia enorme ya que mide la salud financiera y permite saber si la empresa va a ser capaz de cumplir sus compromisos de pago.

Sin embargo hay que hacer una precisión: como no todos los ingresos y gastos de cobran y pagan al contado, se puede cerrar un ejercicio económico con ingresos pendientes de cobro y gastos pendientes de pago. En realidad se está computando como tesorería a los efectos contables, pero eso no es así en la realidad. Que se haya realizado y facturado una venta y contabilizado su beneficio no significa que se haya cobrado la venta. Es más, siempre habrá una parte de las ventas del ejercicio que no se han cobrado. Por eso, se puede tener un cashflow muy elevado desde el punto de vista patrimonial, solo mirando la cuenta de resultados, pero tener poca liquidez liberada.

No es raro encontrar empresas con una excelente salud según una primera impresión de sus cuentas, que tienen las cajas vacías. (El Confidencial – 28 de diciembre de 2016. “En principio, la aparente falta de liquidez de eShop Ventures puede sorprender si atendemos a sus cuentas anuales… Pese a que las empresas de eShop ventures cuentan con un activo superior a los 31 millones de euros, sus cantidades en caja a principios de 2016 apenas superaban los 118.000 euros”).

El cashflow “real” debe de responder a las preguntas: ¿generamos el cash suficiente para cumplir con nuestros proveedores?, ¿y con nuestros acreedores?, ¿cómo impactará la inversión que vamos a hacer en el flujo de caja previsto?

En las pequeñas empresas se da valor a la cuenta de resultados, pero se da poco valor al cashflow. Normalmente en estas empresas no suele haber un director financiero como tal sino un contable (o una gestoría) y este contable está sobre todo interesado en los cobros de clientes y los saldos de bancos. Se hace una gestión administrativa básica y no una gestión provisional del cashflow. También en las pequeñas y microempresas, el CEO “lleva la empresa en la cabeza” y para él el cashflow como tal es un concepto irrelevante que solo miran los bancos. Es el que decide una compra o no porque el mejor que nadie sabe lo que hay y no le interesa el activo fijo, las amortizaciones, las provisiones…

Pero cuando la empresa crece o quiere buscar financiación, entonces las entidades financieras o inversores empiezan a preguntar sobre el cashflow, el Estado de Flujos de Caja o cómo van a recuperar su capital y, por tanto, cuanta liquidez va a generarse en la empresa.

Por eso es fundamental para la empresa controlar los flujos de caja que reflejan la realidad del dinero que entra y sale de la y para ello debe de dotarse de instrumentos para testar y prever los niveles de tesorería actuales y previstos y, así, poder gestionarlos.