factoring, ventajas y desventajas

¿Qué es el factoring y qué ventajas y desventajas tiene?

Las pequeñas y medianas empresas son las que más papeletas tienen de verse en la obligación de cerrar por impagos o retrasos en el cobro de sus facturas. Pero no debes preocuparte, se puede hacer algo para evitarlo. Y no, no nos referimos a los prestamos bancarios tradicionales. Vamos a hablar de qué es el factoring y qué ventajas y desventajas tiene.

A través del factoring puedes financiarte con tus propias facturas. Te permite tener liquidez sin necesidad de asumir riesgos bancarios.

 

¿Qué es el factoring?

 

El factoring es una herramienta a través de la cual una empresa cede las facturas generadas por sus ventas a una compañía (generalmente bancos) que se encargará de gestionar el cobro. A cambio, la compañía de factoring ofrecerá el importe de las facturas cedidas, menos un porcentaje de comisión.

 

Tipos de factoring

 

Existen dos tipos de factoring en función de la cobertura del riesgo de impago:

Con recurso

En este tipo de factoring el banco no asume el riesgo de impago y puede actuar contra la empresa cedente de las facturas en caso de impago del cliente. Sólo se encarga de las tareas de gestión y cobro de facturas. Esta modalidad suele ser la más habitual, salvo que la empresa sea muy grande y con muy buena clasificación crediticia.

 

Sin recurso

Este tipo de factoring hace referencia a cuando el banco asume las tareas de gestión y se hace cargo del riesgo de insolvencia del cliente. Esto supone un incremento en el coste de la operación, por ello, la comisión para el banco será mayor que en la modalidad anterior. A pesar de ello, es la situación más positiva para la empresa, ya que queda totalmente libre de riesgo de que sus clientes no paguen.

 

Ventajas del factoring

 

1. Liquidez inmediata

Entra dinero líquido en la caja y mejora la capacidad de financiación de la empresa. Es una de las ventajas más claras, disposición de liquidez inmediata. El plazo medio de pago es más elevado de lo que debería, incluso del plazo legal. Iniciar un procedimiento de reclamación no siempre es fácil.

Gracias al factoring las facturas se pueden cobrar en el mismo momento en el que se emiten. Si bien es cierto que se aplica una comisión y no se cobrará el 100% de la factura, es una buena herramienta. Hay que hacer una valoración de la necesidad de liquidez, los plazos de vencimiento, la dudosidad del cobro, etc.

 

2. No se genera deuda para la empresa solicitante

Ya es simplemente un intercambio de derechos de cobro entre la empresa cedente y el banco, no se generan deudas. Gracias a ello, si la empresa en un momento puntual necesita solicitar un préstamos, podrá hacerlo sin que el factoring le perjudique, ya que habrá conseguido la liquidez necesaria sin endeudarse.

 

3. Externalizar la gestión de las facturas

Si consideramos el factoring como un servicio externo para realizar las gestiones de cobro, la empresa no tenga que destinar ningún recurso a este tipo de operaciones. Por lo tanto, puede dedicar todos sus esfuerzos en producir y vender.

 

4. Asesoramiento financiero y comercial

En los casos de «factoring sin recurso» la entidad hará un exhaustivo estudio de nosotros y de nuestra cartera de clientes, antes de aceptarnos como cliente y de aceptar la cesión de las facturas. Esto nos puede servir como asesoramiento financiero, ya que nos dicen en qué vamos mal y podemos utilizarlo para mejorar. También como asesoramiento comercial, nos puede ayudar a la hora de escoger a nuestros clientes y no aceptar a los morosos.

Inconvenientes del factoring

 

1. Comisiones elevadas

Las empresas de factoring, suelen cobrar una comisión elevada por cada operación que se realiza siempre en función del crédito solicitado. Además pueden cobrarse otro tipo de comisiones por vencimiento del crédito o por diferentes gestiones que tenga que realizar la entidad, cómo es el ejemplo del estudio de solvencia.

Aún así, estos intereses y comisiones siempre serán acordados y explicados entre ambas partes antes de firmar el contrato con la entidad de factoring.

 

2. El peligro del factoring con recurso

Si se trata de la modalidad con recurso y la empresa de factoring nos devuelve la factura nos encontraremos con que hemos perdido más dinero que si solo no hubiéramos cobrado la factura.

 

3. Mala imagen hacia los clientes

Si no comunicamos bien a nuestros clientes la operación, pueden interpretar que nuestra empresa ha sido intervenida o que se encuentra en un pésima situación financiera. Aunque esa no sea la realidad.

Por ello podemos recurrir al factoring secreto. Esto es, cuando la empresa solicitante de factoring no quiere perder credibilidad ante sus clientes y por eso la identidad de la empresa que solicita el cobro de las facturas queda totalmente en el anonimato.

 

Una vez conoces todo lo que necesitas saber sobre el factoring, valora si es realmente la mejor solución para conseguir liquidez rápidamente. Puedes evitar llegar a esta situación controlando la tesorería con SeeDCash. Si utilizas nuestra aplicación, tendrás la previsión de tesorería actualizada a tiempo real, y podrás tomar las mejores decisiones en todo momento. Prueba gratis 14 días, sin compromiso y sin introducir tu tarjeta bancaria.

 

 

Probar gratis

 

 

 

 

 

 

 

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Recibe las últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter

¿En qué podemos ayudarte?

Estaremos encantados de echarte una mano. Sólo tienes que dejarnos tus datos, nos pondremos en contacto contigo.

Da el primer paso

¿Quieres saber más sobre la previsión de tesorería? Controla el futuro de tu negocio. Descárgate la guía ¡Es gratis!

Al día de sobre SeeDCash, tesorería y ofertas exclusivas

Suscríbete a nuestra newsletter

× ¿Te ayudo?