Crisis cadena de suministro

¿Cómo puede afectar la crisis de la cadena de suministro a tu empresa?

Últimamente todo el mundo habla de la crisis de la cadena de suministro. Aun no sabemos muy bien cómo reaccionar, pero si sabemos que afectará a la liquidez de las empresas. Descubre en este post cómo la crisis de la cadena de suministro afectará a tu empresa. Si es el caso, también te ofrecemos soluciones.

Las tensiones globales en la cadena de suministro están provocando escasez en algunas materias primas a nivel mundial. La crisis del transporte está ralentizando y encareciendo los envíos. El aumento inesperado de la demanda también ha provocado problemas en la cadena de suministro creando dificultades en la producción y en la distribución.

Hay un efecto dominó por la falta de aprovisionamiento de las materias primas esenciales (acero, aluminio, madera, chips, recambios y componentes) a nivel mundial. Este fenómeno está afectando a diversos sectores. Desde la fabricación de coches, contenedores de acero, cápsulas de aluminio, vidrio, distribución mayorista y minoristas, e-commerce, entre otros.

Los problemas de la cadena de suministro en una empresa impactan de forma muy importante en el capital circulante de la empresa, es decir, en la tesorería.

Vamos a ver cuál es el efecto negativo en la tesorería y cómo se puede intentar paliar, tomando en cuenta tres de los principales problemas.

  • la rotura de stock para fabricación.
  • los retrasos de entrega en los productos/materias primas.
  • el aumento de los precios.

La gestión de la cadena de suministro debe de estar alineada con el plan financiero de la empresa. Eso reduce sus costes y los del capital circulante. Cuando se produce un evento que impacta en la cadena de suministro se debe de reevaluar el plan financiero para ajustar los costes a la nueva situación. Los efectos generados en las cadenas de suministro por el Covid-19 están ocasionando pérdidas económicas significativas para los negocios. Como por ejemplo, perdida de oportunidades de venta, aumento de coste directo de proveedores o compras sin previo aviso, y costes de calidad por apurar las entregas.

Los retrasos en el suministro van a provocar retrasos en la fabricación, que a su vez van a provocar retrasos en las ventas. Se van a retrasar los cobros y, en consecuencia, va a haber una mayor necesidad de capital circulante.

El incremento de precios de materias primas va a provocar el incremento de precios de fabricación o de venta. Esto hará que se produzcan menores ventas, menores ingresos y menor generación de efectivo.

Estos hechos deben de plasmarse de la forma más realista posible en el plan financiero y en el presupuesto de tesorería. El resultado, seguramente, es que la empresa va a necesitar más capital para financiar para su operativa. Cuanto antes y mejor lo prevea, podrá reaccionar a tiempo y elegirá mejor la financiación que más le conviene y que tendrá menos coste.

Para disponer de ese capital, las empresas pueden acudir a varias fuentes de financiación dependiendo del plazo a financiar y del importe.

Una buena opción para la parte compradora es la financiación optimizada de la cadena de suministro ofreciendo a sus proveedores la posibilidad de «vender» facturas aprobadas a instituciones financieras. De esta forma, los compradores pueden extender los plazos de pago a sus proveedores. Esto significa que pueden retener el efectivo por más tiempo. Con ello, pueden generar flujo de caja libre sin tener que pedir al proveedor que extienda el plazo de pago, y pagar a la institución financiera en la fecha de pago prorrogada.

A su vez, los proveedores reciben pagos anticipados de sus facturas aprobadas con unas condiciones atractivas. Tanto los compradores como los proveedores se benefician de:

  • un flujo de caja y un capital circulante optimizado.
  • una mayor visibilidad y predicción de la liquidez.
  • menos consultas de cuentas por pagar/cobrar.
  • mejores relaciones con los proveedores.
  • reducción de los costes de financiación.

Las grandes empresas realizan esta operativa ellas mismas mediante el denominado “reverse factoring” o el “confirming” con sus bancos.

Las pequeñas empresas pueden acudir a las nuevas empresas tecnológicas especializadas en Supply Chain Finance (SCF). Proponen la financiación flexible de la cadena de suministro. Los servicios de SCF se ofrecen por las fintech en alianza con diferentes bancos. Estas empresas fintech ofrecen soluciones digitales para que las PYMEs solventes gestionen acuerdos de pronto pago de facturas con sus compañías proveedoras tanto pequeñas como medianas.

Si es la parte vendedora, también existen opciones para financiar las compras de clientes que en ciertos momentos se pueden activar. Además de los tradicionales pagos aplazados, hay empresas tecnológicas que se han especializado en la financiación para e-commerce o comercios físicos o plataformas de financiación para empresas.

En cualquier caso, esperamos que la crisis de la cadena de suministro no afecte o afecte lo menos posible a tu negocio. Si necesitas ayuda con el Plan de Tesorería, no dudes en contactar con nosotros.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest
Share on tumblr
Tumblr

Deja una respuesta

Recibe las últimas noticias

Suscríbete a nuestra newsletter

¿En qué podemos ayudarte?

Estaremos encantados de echarte una mano. Sólo tienes que dejarnos tus datos, nos pondremos en contacto contigo.

Da el primer paso

¿Quieres saber más sobre la previsión de tesorería? Controla el futuro de tu negocio. Descárgate la guía ¡Es gratis!

Al día de sobre SeeDCash, tesorería y ofertas exclusivas

Suscríbete a nuestra newsletter

× ¿Te ayudo?