C.I.M.I.T.Y.M.

En un reciente informe que hizo Vodafone sobre los aspectos del negocio que preocupan a las pequeñas empresas, sorprende ver que la gestión de la tesorería no aparece como una de las cuestiones de preocupación. Y la digitalización de la empresa tampoco aparece en las primeras posiciones.

Las cinco cuestiones que más preocupan a los gestores de pymes son: la rentabilidad, el contar con el equipo adecuado, la demanda de sus productos o servicios, la situación económica general y los costes laborales.

Cuestiones sumamente importantes para un negocio, pero si descuidamos la liquidez de la empresa, ya puede tener un buen equipo, ventas y márgenes que no funciona nada. No se puede confundir rentabilidad con tesorería. Una empresa puede ser rentable, pero si no hay liquidez, la empresa puede morir.

La rentabilidad es un elemento clave para la supervivencia de una empresa. Pero rentabilidad y liquidez no son lo mismo, aunque ésta forme parte de las ratios que la determinan.

Ciertamente, en la empresa los ingresos deben de ser superiores a los gastos y el margen bruto que obtiene debe de ser positivo. Vender más y mejorar la experiencia de clientes son claves para el éxito de la empresa.  Además, el control de costes y gastos es importante para obtener una máxima rentabilidad y puede suponer una ventaja competitiva. La tecnología impulsa la eficiencia de los procesos internos y la optimización máxima del potencial de la empresa automatizando tareas.

Pero en el mundo de los negocios, en las escuelas de negocio de Estados Unidos se emplea un acrónimo: C.I.M.I.T.Y.M., Cash Flow Is More Important Than Your Mother. Esto es, “La tesorería es más importante que tu madre”.

Como indicador de rentabilidad, la liquidez corriente mide la capacidad que tiene un negocio para afrontar las obligaciones más inmediatas. Se trata de un indicador cuyo objetivo es saber si la empresa es capaz de generar tesorería, es decir, si tiene capacidad de convertir sus activos en liquidez a corto plazo. El cálculo es muy sencillo: tan solo hay que dividir el activo corriente (derechos de cobro a corto plazo, tesorería, y existencias) entre el pasivo corriente (obligaciones de pago y compromisos a cumplir en el corto plazo).

Otro indicador relativo a la liquidez que impacta en la rentabilidad es el ciclo de conversión de efectivo. Hay que analizar cómo es el ciclo de ventas o cuánto tiempo lleva vender el producto a clientes potenciales. En algunas empresas con ciclos de ventas de meses, las implicaciones en la tesorería de este largo ciclo de ventas son fundamentales para tener en cuenta: tiene que cubrir los gastos generales durante meses mientras el equipo está gastando, luchando por cerrar las ventas. Además, cuanto antes cobre, mejor, por lo que las estrategias que aceleran el ciclo de cobro son fundamentales. Y hay un montón de actividades similares relacionadas con el efectivo que son fáciles de pasar por alto pero que son cruciales para la viabilidad de la empresa. Hay que tener en cuenta, pues, de forma constante las necesidades de efectivo. La mala gestión de la liquidez entierra un negocio.

Así es que, para una pequeña empresa, es muy importante tener un buen equipo y captar clientes , sí,  pero no hay nada más importante que el efectivo para mantener la capacidad de su empresa de cumplir con sus propias obligaciones.

 

La importancia de la planificación (Parte I)

planning

 

Vivimos en un mundo en el que impera y se apoya la filosofía del «Carpe Diem» para todo, vive el día y mañana ya veremos… Y como todo en esta vida, bien entendido es válido, pero al pie de la letra resulta hasta peligroso que no tengamos nada previsto para el mañana…

En Tesorería, la palabra clave es previsión, y siempre hablamos de la importancia de tener una buena previsión, pero hoy queremos subir un nivel más y hablaros del paso previo: la planificación. Y aunque lo enfoquemos desde el punto de vista de la empresa, esto es aplicable a la vida misma.

Se acerca fin de año y las empresas empiezan a preparar los temidos presupuestos que servirán de hoja de ruta para el próximo año. Dichos presupuestos parten normalmente de un plan estratégico en el que se definen, a muy alto nivel, los principales objetivos de la empresa. Esto va a permitir que, durante la elaboración de los presupuestos, establezcamos partidas de gastos e ingresos alineadas con las metas que la empresa se propone conseguir durante el próximo año.

Estas metas pueden venir heredadas del ejercicio anterior no forzosamente por no haberse conseguido, sino que en la mayoría de los casos porque se trate de metas a medio y largo plazo, imposibles de concluir en un año, y también pueden ser incluidas como nuevas metas porque la empresa aborde nuevos proyectos o abra nuevas líneas de negocio.

La importancia de la planificación no sólo radica en planificar, sino en el posterior control y seguimiento que se haga de dicha planificación. La planificación a un año vista normalmente implica varias revisiones durante el año con el fin de ir ajustando posibles desviaciones y anticipar imprevistos que puedan impactar en el calendario establecido.

Para entender mejor este proceso, tenemos el ciclo PHVA de Edwuard Deming, de mejora continua, en el que se definen 4 fases principales, perfectamente válidas para cualquier plan:

  • Planificar: En la etapa de planificación se establecen objetivos y se identifican los procesos necesarios para lograr unos determinados resultados de acuerdo a las políticas de la organización. En esta etapa se determinan también los parámetros de medición que se van a utilizar para controlar y seguir el proceso.
  • Hacer: Consiste en la implementación de los cambios o acciones necesarias para lograr las mejoras planteadas.
  • Verificar:  Una vez se ha puesto en marcha el plan de mejoras en caso de ser necesario, se establece un periodo de prueba para medir y valorar la efectividad de los cambios.
  • Actuar:  Realizadas las mediciones, en el caso de que los resultados no se ajusten a las expectativas y objetivos predefinidos, se realizan las correcciones y modificaciones necesarias. Por otro lado, se toman las decisiones y acciones pertinentes para mejorar continuamente el desarrollo de los procesos.

 

 

Por último, el éxito de los presupuestos  reside en saber hacer su traslado a Pagos y Cobros. Esta será la única manera de asegurar su completo seguimiento basado en las entradas o salidas del efectivo (y no solo en los hechos que las provocan) y ante cualquier posible desviación o desajuste, será más sencillo tomas las decisiones adecuadas para equilibrarlo.

En el próximo post hablaremos con más detalle de la elaboración de los presupuestos de Tesorería, la traducción de Ingresos y Gastos a Pagos y Cobros, los ajustes en base a históricos o tendencias, y el control de desviaciones, a través de casos prácticos.

ODONTECNIC utiliza en SeeDCash para gestionar su liquidez

Odontecnic es un Laboratorio integral de prótesis odontológica. Desde hace más de 8 años trabajan con software digital de 3shape, tanto para ortodoncia como para prótesis y planificación de implantes.

Prestan numerosos servicios. En ortodoncia realizan casos de alineadores, férulas para cementado indirecto, férulas de desprogramación y bruxismo, realizan set-up virtuales, posicionadores para terminación de casos, casos de guías para posicionamiento mediante el CBCT de microtornillos, aparatos sobre microtornillos sinterizados sin soldaduras, barras minimalistas de retención lingual con sistema de autocolocación (se cementan en unos segundos), etc. En prótesis realizan encerados diagnósticos sobre la imagen del paciente, carillas estéticas, planificación de implantes con guías quirúrgicas, trabajos sobre implantes roscados, sobredentaduras sobre implantes, prótesis fija, esqueléticos sinterizados, etc. También realizan todo tipo de impresiones 3D con las impresoras más avanzadas de los ficheros que obtenga la clínica con su escáner intraoral.

 

Para la compañía, que está creciendo de forma importante, la liquidez es clave para sustentar ese crecimiento. Una correcta gestión de la tesorería de la empresa aporta, en buena medida, el éxito a corto, mediano y largo plazo. El conocer, de forma rápida y con la mayor precisión posible, la información sobre los cobros y pagos futuros es fundamental para anticipar necesidades. Como dice Begoña, socia y responsable de administración: “La liquidez en una empresa es el indicador más eficaz para testar la evolución de esta. Tener liquidez suficiente es muy importante para poder afrontar posibles contingencias futuras, y debe controlarse permanentemente”.

 

Las nuevas tecnologías ayudan a automatizar esta gestión y a realizar todas las actividades en muy poco tiempo, teniendo la posición de tesorería en tiempo real. Por eso Odontecnic utiliza SeeDCash. Begoña afrima que “decidimos probar la aplicación porque nos pareció muy sencilla de usar, muy práctica y nos da toda la información necesaria para comprobar la evolución de la liquidez de la empresa y, además, tenía muy buenas valoraciones. Lo que destacaríamos de SeeDCash es lo sencilla y práctica que resulta. Es una aplicación muy intuitiva pero que aporta una gran cantidad de información. El único inconveniente que tiene la aplicación es que no está desarrollada la versión para escritorio y algunas veces resulta complicado controlar toda la información desde el móvil.”

Valor añadido de la tesorería

La tesorería es una función de gestión empresarial que genera valor en cualquier empresa y su rentabilidad es siempre mayor que su coste.
Se puede cuantificar la riqueza generada por la actividad de tesorería en un período considerado determinando los factores que la generan.

Vamos a verlos:

1. Reducción del coste financiero

El coste financiero es una parte del coste sobre ventas, por lo que toda reducción de este supone un aumento de nuestro margen de ventas.

Mejorando los procesos de entrada y salida de liquidez de la compañía, su coste y optimizando sus cadencias, conseguiremos reducir al máximo los gastos financieros.
A veces es muy difícil controlar las comisiones que nos cobran por nuestros productos financieros. Nos cobran comisiones ocultas de las que muchas veces perdemos la cuenta. Pero si le sumamos lo que nos cuesta la financiación, podemos darnos cuenta de la cantidad de dinero que se nos va en comisiones.
Las comisiones de las tarjetas de crédito, por ejemplo, son un peaje a pagar, pero hay que pagar comisiones justas y no las que por defecto incluyen.
Intereses, comisiones… siempre deben de ser controlados y negociados al máximo con los bancos y socios financieros.

2. Financiación a clientes

El objetivo es siempre cobrar antes y mejor. Hacer una gestión activa (y si es posible también preventiva) del cobro, anticipar o detectar impagados de forma rápida siempre tiene efecto positivo sobre la tesorería.

Debemos de tratar de que la financiación a clientes venga por el lado de terceros y no a costa de empeorar nuestro circulante.

Instrumentos como el renting y el factoring son buenos aliados para reducir los activos fijos y ayudan a reducir los saldos de clientes en el balance mejorando el periodo medio de cobro.

De los proveedores intentaremos obtener mayor financiación mediante acuerdos en los que intentaremos un beneficio para ambas partes.

También la reducción de stocks de productos es importante para liberar capital circulante.

3. Estructura financiera

A cada euro que pedimos prestado para invertir en nuestra empresa, hemos de conseguir una rentabilidad superior a si coste. El apalancamiento financiero es la habilidad para invertir dinero prestado a una tasa más alta que el tipo de interés pagado.

La financiación alternativa, por ejemplo, es una manera flexible y menos costosa de financiarse. Las comisiones suelen ser menores y se adaptan mejor a las necesidades de pequeñas empresas. El descuento de pagarés o el anticipo de facturas, por ejemplo, permiten anticipar o descontar aquellas que solamente necesitamos.

Y recuerda que ¡el tiempo es dinero!

Si conseguimos hacer una tesorería automática, podemos poner en el balance de resultado financiero el ahorro de coste de nuestro tiempo y el beneficio de poder dedicarnos a mejorar nuestro negocio.

Curso de gestión de tesorería: gestionar los déficit de liquidez

Cuando se producen desequilibrios entre los cobros y los pagos es necesario que la empresa obtenga fondos porque la falta de liquidez puede convertirse en el principio del fin de la empresa.

En el momento en que se nos plantea la necesidad de conseguir liquidez es importante conocer el problema y las necesidades que nos han llevado a ello, pues puede tratarse de un problema “crónico” más que una necesidad puntual que requerirá de diferentes acciones en la gestión financiera y, posiblemente también, en la gestión de la empresa.

 

Si es necesaria una liquidez en momentos puntuales, antes de lanzarse a conseguirla, hay que conocer muy bien los plazos y los importes que se necesitan, es decir cuantificar exactamente las necesidades reales, para conseguir la financiación en las mejores condiciones y ver cuáles son las fuentes más interesantes.

Para lo primero, hay que contar con previsiones de tesorería los más fiables posible y al mayor plazo posible.

Para lo segundo, hay que analizar los diferentes instrumentos y varias ofertas, prestando especial atención a su coste real (TAE).

A la hora de pedir un préstamo se debe prestar atención a tres factores básicos: el tipo de interés, el plazo de amortización y el período de carencia (durante el cual no se amortiza el capital).

La mayoría de las entidades que facilitan financiación van a solicitar a la empresa una serie de documentos que identifiquen bien a la empresa y que justifiquen que vas a poder pagar las cuotas. Así, solicitarán:

  • Documentación financiera y contable
  • Documentación fiscal
  • Capacidad de pago y solvencia

 

Instrumentos de financiación

Las fuentes de financiación externa actuales son muy numerosas y abarcan una variada gama de instrumentos como:

  • Descuento comercial
  • Factoring
  • Confirming
  • Póliza de crédito
  • Préstamo bancario
  • Anticipo de créditos
  • Anticipo de facturas
  • Leasing
  • Renting
  • ….

Una de las alternativas que interesa barajar antes de solicitar una financiación a una entidad externa es intentar renegociar con proveedores y clientes. Por ejemplo, fijar descuentos por pronto pago o retrasar un poco el pago a nuestros proveedores.

Si conseguimos que nuestros clientes nos paguen en un plazo más corto y que nuestros proveedores acepten un mayor plazo de pago, el diferencial resultante será un flujo positivo de entrada de fondos que minimizará nuestras necesidades de financiación. Podemos calcular, por ejemplo, si pagar 30 días más tarde (que nos costará un %) será más caro que el coste de una financiación bancaria.

De entre las diferentes fuentes de financiación externa ¿Cuál puede ser más interesante para una pyme?

Depende del plazo y del destino que se quiera dar a los fondos.

Si lo que se necesita es liquidez para afrontar desfases de tesorería podemos recurrir a una póliza de crédito. La póliza de crédito es un límite de crédito durante un período de tiempo, de unos meses a varios años, esto hace que a su vencimiento si tenemos saldo dispuesto debamos cubrir inmediatamente dicho saldo. No es recomendable, pues, para financiar activos fijos porque será muy difícil cancelar a su vencimiento.

Descuento comercial: es un tipo de financiación de circulante a corto plazo mediante la cual un cliente presenta un título de crédito (pagaré, recibo, letra de cambio….) a una sociedad financiera para que esta le anticipe el importe del crédito que aún no ha vencido. Esto supone la cesión de dicho a la financiera, que a partir de ese momento se encargará de la gestión de cobros del crédito al deudor. La empresa recibe el importe del efecto comercial menos los intereses que se generen de esta operación y los gastos de gestión. Normalmente la entidad financiera concede una línea de descuento.

Las ventajas de este instrumento es que se trata de una forma de financiación muy sencilla y accesible por cualquier empresa, pero cara porque que conlleva numerosos gastos y comisiones y, además, en caso de insolvencia la entidad actuará contra la empresa para poder cobrar la deuda, aplicándole una serie de gastos de devolución.

 

Anticipo de créditos comerciales: la entidad financiera anticipa mediante un crédito al cliente, el importe de créditos comerciales por operaciones específicas de su actividad comercial (importe de las ventas con pago aplazado). A diferencia del descuento, el anticipo se realiza sobre créditos comerciales no sobre efectos comerciales. Es una simple cesión de la gestión de cobro. Las ventajas e inconvenientes de este instrumento son similares al descuento comercial.

 

Anticipo de facturas:  el anticipo de facturas es una solución a las necesidades de financiación del capital circulante. Permite obtener de forma muy rápida la financiación. Se puede ceder el cobro de facturas puntuales, o bien ceder un mayor número de facturas a través del factoring.

 

Factoring: se trata de la cesión a una empresa especializada o a un banco de facturas o créditos comerciales a corto plazo. El riesgo de insolvencia queda entonces asumido por esta empresa, denominada ‘factor’, a cambio de una comisión.

Este instrumento permite disponer de liquidez inmediata sin asumir riesgos bancarios y reduce presiones sobre el capital circulante de las empresas en crecimiento, pero no es recomendable para empresas con clientelas reducidas (las empresas de factoring aceptan los clientes solventes) o complejos modelos de pago y en ocasiones se considera un último recurso en empresas en situación difícil porque tiene un alto coste financiero.

 

Confirming: el confirming se utiliza para adelantar el pago a los proveedores, siendo el banco quien asume los pagos de la empresa en cuestión con necesidad de liquidez inmediata. El coste de este tipo de financiación dependerá de la cantidad que el banco pague a los proveedores de la empresa.

 

Leasing y renting: estos instrumentos de utilizan para financiar el inmovilizado.

El renting es un contrato para la adquisición de bienes por un tiempo determinado, mediante el pago de una cuota fija periódica que incluye los servicios necesarios. La propiedad del bien es de la empresa que se los suministra. El renting es un arrendamiento sin opción de compra. Las cuotas del renting suelen ser más elevadas que las del leasing porque se incluye en ella, además del arrendamiento, los gastos derivados del uso del bien (mantenimiento, reparaciones, seguros…)

El leasing es un contrato de arrendamiento a largo plazo con opción a compra. La empresa paga una cuota de entrada y una fija periódica antes de pasar a ser el titular del bien, asumiendo todos los gastos derivados que comporta.

Las ventajas principales de estos instrumentos para las pymes son:

  • Permite obtener bienes que conllevan una alta inversión sin necesidad de realizar un gran desembolso inicial como sería el caso de la compra.
  • Es 100% financiable.
  • Además, al no haber realizado la compra podemos probar el bien durante el periodo de leasing. Si este no cumple con nuestras necesidades puedes cambiarlo o por el contrario pagar el valor residual actual.
  • Es una forma de mantener la opción de actualizar esos bienes cuando sea necesario sin perder todo el desembolso inicial o la entrada de un préstamo.
  • Sus condiciones suelen ser flexibles y adaptables al cliente.
  • Las deducciones y desgravaciones que se pueden realizar son del 100%, exceptuando los casos de bienes inmuebles.
  • Su amortización puede ser acelerada a diferencia de las rentas, y así pagar menos impuestos durante los primeros años.

Financiación a corto plazo para momentos críticos de liquidez

Momentos críticos de liquidez

 

Las Pymes y Autónomos son las empresas que más a menudo pueden tener momentos críticos en su liquidez, como por ejemplo trimestralmente con el pago de impuestos o anualmente con el pago de tasas, impuesto de sociedades o pagas extras.

SeeDCash te va a ayudar a llevar el control para que te puedas anticipar a estas situaciones, pero ¿qué acciones puedes tomar para hacerles frente?

 

Financiación a Corto Plazo

 

Para la gestión de la financiación de las pymes y autónomos podemos recurrir a diversas maneras para obtener liquidez, pero la más apropiada y ágil son alguno de los instrumentos de financiación a corto plazo, ya que presentan una relación de ventajas respecto a otros tipos de financiación a largo plazo, a saber:

  • Son ágiles y no requieren trámites ni aprobaciones complejas.
  • Se ajustan mejor a la necesidad puntual.
  • Riesgo más limitado porque solo queda expuesto el recurso financiado.
  • No eleva la deuda acumulada en el balance del negocio.
  • No incrementa el riesgo CIRBE, al no variar el riesgo bancario, lo que favorece la valoración de la empresa de cara a futuras necesidades de préstamos a largo plazo.

 

Tipos de Financiación a Corto Plazo

Los recursos financieros más habituales a disposición de las Pymes y autónomos son los siguientes:

  1. Descuento de Pagarés

También conocido como descuento comercial o descuento de efectos, en el que las empresas ceden los créditos comerciales que tienen frente a sus clientes con el objetivo de cobrarlos de forma anticipada, a cambio de una reducción en el importe pactado con la entidad financiera. Se caracteriza por su rapidez y eficacia, sin necesidad de firmar pólizas ni documentos notariales.

  1. Anticipo de Facturas

Mediante esta modalidad de financiación las empresas pueden solicitar a la entidad financiera el anticipo del cobro de las facturas de sus clientes de forma periódica o puntual, convirtiendo sus ventas a crédito en ventas al contado.

Una modalidad más integral del anticipo de facturas es el Factoring, servicio en el que se cede a la entidad de crédito, la gestión de cobro de los créditos comerciales (facturas, pagarés, letras, etc.). La entidad financiera asume el riesgo del cobro a cambio de una comisión de servicios o comisiones, pactada previamente.

  1. Confirming

En el caso del confirming lo que se cede a la entidad financiera es la gestión del pago de las facturas a los proveedores, obteniendo con ello una serie de beneficios:

  • Los Proveedores tienen mejor asegurado el cobro.
  • Se les facilita a los proveedores la capacidad financiera de negociar el cobro anticipado de las facturas pendientes.
  • Se evita la carga administrativa de la gestión con proveedores.

 

A quien recurrir

 

Tradicionalmente acudimos a nuestra entidad financiera habitual, pero existen empresas especializadas en este tipo de productos que son mucho más flexibles al estar orientadas a este sector concreto y ofrecer específicamente este tipo de servicios.

Por nuestra excelente relación con ellos te podemos recomendar a Workcapital SA, que también es una pyme, y aunque joven, cuenta con mucho talento en su equipo humano, y cuyo referente es la excelencia en el servicio a sus clientes.

Te asesorarán en la mejor solución según tus necesidades particulares.

 

 

Curso de gestión de tesorería de la empresa. La posición diaria

Seguimos nuestro curso de gestión de tesorería de la empresa, en esta ocasión vamos a revisar por qué y cómo hacer una posición diaria de la tesorería aunque nuestra empresa sea pequeña.

 

Vamos primero a comentar el por qué de hacer una gestión diaria de la liquidez de la empresa:

  • Controlar que no se produzcan descubiertos en cuentas. Tanto si se hacen previsiones (lo recomendable), como si no se hicieran, cuando nos falla un cobro que teníamos previsto, nuestra cuenta puede quedar en números rojos, en descubierto. En estos casos los bancos cobran unos intereses que pueden llegar a ser elevados y que impactan en nuestras cargas financieras. Si la empresa ya va justa de tesorería, cualquier carga adicional es una merma de rentabilidad.
  • Anticipar los saldos futuros inmediatos. La posición bancaria con las previsiones de cobros y pagos a realizar en cada una de las cuentas bancarias nos dan visibilidad para anticiparnos a posibles situaciones indeseadas y actuar lo antes posible. Eso nos servirá para identificar “agujeros” de tesorería y buscar cuanto antes la financiación necesaria para cubrirlos el tiempo determinado y por el importe preciso.
  • Controlar los saldos ociosos. Aunque en este momento no se pueden conseguir en los bancos buenas rentabilidades de los excedentes de tesorería, no por ello debemos de tener elevados saldos ociosos en cuentas que suponen una pérdida de oportunidad o incluso un coste si nos hemos financiado más de lo que hubiéramos debido.
  • Controlar que los bancos no nos cobren comisiones indebidas o nos realicen cargos inadecuados.

 

Entonces, ¿qué hacemos cada día para tener estos controles?

Habitualmente, los procesos diarios de tesorería son los siguientes:

  1. Verificar las previsiones de cobros y pagos que habíamos cargado y que tenemos para el día
  2. Conectarse a la banca electrónica de cada una de las entidades con las que trabajamos y descargar los movimientos y los saldos de todas las cuentas. Esta quiere decir que hay que conectarse a las bancas electrónicas con sus correspondientes usuarios y contraseñas y con distintos menús de acceso a la información.
  3. Es conveniente hacer una bajada de los movimientos bancarios varias veces al día, al menos dos, una a principio de mañana y otra al final de mañana para tomar en cuenta todos los movimientos que se producen en el banco.
  4. Comprobar que los saldos bancarios finales son correctos y que no faltan ni sobran movimientos
  5. Comprobar en los movimientos bancarios que no hay movimientos indebidos
  6. Contrastar o “conciliar” las previsiones con los movimientos del banco para ver si faltan cobros por recibirse o so los cargos son correctos en día e importe.
  7. Ejecutar los pagos del día
  8. Tomar las acciones pertinentes con el banco si hay que descontar, anticipar cobros, etc… o equilibrar cuentas si tenemos varias y algunas están en posición acreedora y otras en posición deudora
  9. Introducir las nuevas previsiones de cobro y pago si las hubiera

 

Toda esta gestión diaria de los bancos es puramente administrativa y puede llevar al Financiero o al Director General varias horas a la semana y muchas horas al mes sin aportarles valor ni proporcionarles una posición a tiempo para una toma de decisiones ágil.

Todos estos procesos generalmente se hacen en un Excel que es una buena herramienta y que ya tendremos configurada con nuestras macros, pero siempre tendremos que alimentarla, volcar datos, homogeneizar formatos, preparar informes…

Entonces, si hacer una gestión diaria del cash consume tiempo al Financiero o al CEO, no les merecerá la pena hacerlo cada día y, seguramente, les parezca suficiente hacerlo solo vez a la semana. Pero si un día hay algún imprevisto, algún impagado, algún pago mayor de lo habitual puede producirse un descubierto.

Hoy en día, sin embargo, se puede disponer de una herramienta como SeeDCash que no requiera tiempo de configurar y manejar, y que cada día proporcione a primera hora en tiempo real la visión de uno de los aspectos más críticos del negocio: la liquidez.

Esta herramienta realiza de forma automática todos los procesos diarios de tesorería y genera todos los indicadores de liquidez necesarios para pilotar la empresa. Además, proporciona alertas por saldos mínimos, saldos en descubierto, avisos de cobros, de impagados, de comisiones, avisos de posibles descubiertos, de posibles errores de tesorería, etc.

En definitiva, proporciona la seguridad de  tener la liquidez bajo control en todo momento.

 

Restoy Farmacia utiliza SeeDCash para conocer su liquidez y controlarla

Restoy Farmacia es una Oficina de farmacia situada en la ciudad de Almería, que presta amplios servicios de atención farmacéutica, formulación magistral, dietética y nutrición, homeopatía, fitoterapia, vida sexual, higiene bucodental y ortopedia, todo ello con un equipo de profesionales que asesora a sus clientes enfocado a su bienestar. En Farmacia Restoy trabajan cada día por mejorar la calidad del servicio que ofrecen a todos sus pacientes.

 

En el mundo de la farmacia el tema del flujo de caja es clave para la gestión de la empresa. Los pagos de los clientes, en general, tienen unos plazos bastante normales (30-60 días) y no hay excesivos retardos ni impagados importantes, incluyendo las recetas de la Seguridad Social.

La previsión de cobros habitualmente se detalla para cada mes por efectivo, tarjetas, recetas SS y recetas de mutuas teniendo en cuenta los días de apertura, las guardias y las vacaciones.

Sin embargo, el gran problema es la delimitación presupuestaria mensual, sobre todo en lo que respecta a las compras a proveedores, es decir a los pagos. Este es el principal caballo de batalla que hay que vigilar cada día porque dinamita el cash-flow de la farmacia. Para hacer la previsión de pagos, si los pagos se realizan al contado o a un plazo muy corto, conviene registrar la fecha de pago a partir de los pedidos realizados y los albaranes de recepción de las mercancías.

 

Por eso, César Mateos, farmacéutico propietario de la farmacia, comenzó a utilizar SeeDCash para controlar su posición en sus bancos de forma diaria. “Lo importante de planificar es que ganas tiempo para tomar decisiones y llevarlas a cabo. Me pareció muy útil poder tener en una aplicación todos los movimientos de mis cuentas bancarias de forma totalmente segura. Si, además, la aplicación me permite tener crear plan de tesorería para poder ver el impacto de los pagos y la situación a futuro, puedo tener bajo control mi tesorería “dice César.

“Mi gestoría me hace la contabilidad y los impuestos, pero yo quiero conocer en cada momento como serán mis saldos bancarios a corto y medio plazo. SeeDCash es muy sencilla y no cuesta ningún trabajo utilizarla, porque cada día conecta de forma automática con los bancos, baja los movimientos y actualiza las previsiones de pagos y cobros”.

Somos la app que crea el plan de tesorería de PYMES y autónomos

El periódico digital El Confidencial, en colaboración con Banco Santander, da a conocer los proyectos de personas que impulsan el progreso.

Todo el equipo de SeeDCash nos sentimos muy orgullosos de haber sido elegidos para ser publicados en esa sección.

Porque nosotros creemos que la educación financiera y la tecnología fomentan y hacen más accesible el progreso de las empresas y el bienestar de las personas. Por eso hemos creado una aplicación que quiere ayudar a emprendedores, autónomos y empresarios a vivir más tranquilos y a hacer crecer sus empresas de una forma sana y duradera.

Os dejamos el enlace en el que podéis ver la entrevista completa con nuestra CEO, Teresa Núñez, en la que explica muy claramente qué es nuestra aplicación y por qué es importante que cualquier empresa, por pequeña que sea, gestione su tesorería.

https://www.elconfidencial.com/sociedad/2019-06-20/santander-futuro-personas-app-tesoreria-pymes-bra_2079417/

Curso de gestión de tesorería de la empresa. Las previsiones

Empezamos este curso de gestión de tesorería de la empresa con un tema fundamental y muy importante: las previsiones de tesorería.

Primero hay que recordar que cualquier empresa por pequeña que sea debe de gestionar su tesorería día a día para evitar problemas de pago.

La gestión de tesorería en la empresa no es una mera gestión de los saldos bancarios, sino una gestión previsional. Es decir, que no es suficiente con conocer el saldo bancario de las cuentas, sino que hay que añadir las estimaciones de flujos futuros de cobros y pagos para sobrevivir estableciendo un equilibrio entre los cobros y los pagos y para reaccionar a tiempo ante posibles problemas de efectivo.

 

Cuanta más información tengamos, más visibilidad y control tendremos. Obtener previsiones precisas y fidedignas puede ser complicado para la empresa. En realidad, los pagos no son un problema, pero sí lo son los cobros que no dependen de nosotros sino de nuestros clientes y acreedores. Además, en empresas mayores, para obtener las previsiones hay que acudir a diversas fuentes de información y a diversos departamentos.

Si no disponemos de previsiones, entonces tendremos que gestionar la liquidez de forma precavida dejando colchones de saldo en las cuentas para evitar descubiertos. Cuando gestionamos la tesorería de forma prudente eliminamos aquellos cobros de los que no disponemos de una previsión de calidad, y dejamos saldos ociosos que suponen un coste de oportunidad para la empresa y que, a lo mejor, nos obligan a tomar financiación de forma innecesaria.

 

Por esto es muy importante disponer de herramientas que faciliten la obtención de las previsiones, que éstas se actualicen con fiabilidad y que generen una proyección de cashflow correcta y actualizada de forma constante.

 

En la aplicación SeeDCash puedes introducir tus previsiones en la aplicación de forma manual o desde un fichero Excel. Diariamente tu previsión se actualiza de forma automática con los datos de los bancos para tener la posición real de tesorería.

 

Ahora bien ¿de dónde sacamos las previsiones? En general hay cuatro orígenes para generar las previsiones:

  1. Del presupuesto de tesorería
  2. De las facturas a cobrar y a pagar
  3. De datos históricos
  4. De modelos predictivos

 

El presupuesto de tesorería es la primera herramienta para el control de la tesorería de la empresa. Recoge los ingresos y los gastos operativos del presupuesto general y los transforma en cobros y pagos al aplicar las condiciones de cobro y pago (cobros a 30, 60, 90…). Incluye también los pagos de impuestos (Seguros sociales, IVA, Impuesto de sociedades, impuestos y tasas municipales, etc.), los pagos al personal, seguros, las financiaciones e inversiones y el pago de dividendos. Esta información, aunque está agrupada por meses en el presupuesto, puede servirnos para hacer una estimación más precisa, semanal, por ejemplo, de los cobros y pagos que vamos a recibir en nuestras cuentas y considerar estos como previsión, aunque sea una previsión en principio más incierta.

Podéis consultar el post «El presupuesto de tesorería» de nuestro Blog en el cual tenéis un modelo de presupuesto de tesorería que os podéis descargar y que os ayudará a hacer vuestro presupuesto.

 

  1. Facturas a pagar y cobrar.

De nuestras carteras de facturas a pagar y facturas a cobrar vamos a obtener las previsiones de cobro de clientes y de pago a proveedores. Podemos introducir las facturas agrupadas por fecha de vencimiento o de forma individual si nos interesa tener el detalle de los clientes.

En cualquiera de los casos, conviene que, en la medida de lo posible, tengamos en cuenta las “costumbres” de pago de nuestros clientes para acertar al máximo con las fechas de valor. Estas previsiones más “ciertas” serán las que se concilien cada día con los movimientos del banco.

 

  1. Previsiones basadas en datos históricos.

Más vale una mala previsión que una «no previsión». Efectivamente, aunque no conozcamos la fecha en que nos van a pagar o nos van a pasar un adeudo, es conveniente que hagamos una estimación que nos ayude a tener una buena visibilidad. Por ejemplo, podemos tomar el total de cobros que hemos previsto en nuestro presupuesto para un mes determinado y por medio de una ley estadística que recoja el histórico de otros años repartirlo por semanas o por días. A lo mejor la primera vez nos cuesta elaborar esa ley estadística, pero una vez hecha la tenemos para todos los meses posteriores.

Otro ejemplo sería el de una empresa de distribución que reparte sus ingresos previstos por tipo de cobro (efectivo, tarjeta, transferencia…) y a la vez lo lleva a una ley estadística para hacer el reparto según la afluencia de público o de ventas por días del mes.

 

  1. Modelos predictivos: generación automática de previsiones

Resulta muy interesante poder disponer de herramientas de «machine learning»que nos ayuden con la generación de previsiones.

Porque si utilizamos una herramienta y vamos acumulando los datos en ella, una funcionalidad de “modelo predictivo” es capaz de analizar los datos pasados y, en base a unas técnicas estadísticas, generar automáticamente las previsiones de los cobros o pagos siguiendo el patrón histórico de estos datos.

Con estos modelos también podemos identificar con exactitud las domiciliaciones e incluso los impagados de los clientes.

Esta opción es sumamente interesante porque proporciona previsiones de tesorería muy fiables y facilita mucho al financiero la obtención de la posición de tesorería con un mínimo esfuerzo.

 

En definitiva, confeccionar una previsión de cobros y pagos compensa el esfuerzo que hay que realizar para llevarla a cabo. Ayudados de una buena herramienta podemos ahorrar dinero, conocer nuestra liquidez pasada, presente y futura y, sobre todo, podemos anticiparnos a los acontecimientos financieros que se avecinan, pudiendo influir en ellos.