¿Cómo hago previsiones de cobro si no tengo ni idea de lo que voy a vender?

Muchos usuarios que utilizan nuestra app nos plantean la misma pregunta: ¿Qué previsiones de cobro voy a meter si no sé lo que voy a vender ni a cobrar en estos momentos?

Sí, efectivamente las previsiones de cobro, salvo en contados sectores y negocios, por ejemplo, que manejan suscripciones, son complicadas de tener.

Nosotros les contamos lo siguiente:

  1. Más vale tener una previsión, aunque sea aproximada que no tener previsión

Recuerda que el objetivo es evitar futuros problemas de liquidez en tu negocio. Así que, aunque siempre es mejor ser conservador con el dinero, no por eso no puedes evitar estimar tus cobros.

Al menos establece una previsión mensual como base y, si es posible, llévala a semanal. Haz una estimación basada en tu presupuesto como indicamos en el punto siguiente.

Te puedes servir de herramientas de presupuestación que contemplan varios escenarios o crearlos tú mismo en un simple Excel.

  1. Si tienes un presupuesto general de tu empresa, entonces ya tienes una previsión.

Aunque la incertidumbre sobre el negocio es ahora grande, siempre tendrás que hacer un presupuesto anual en el que estableces tus objetivos de negocio y calculas los gastos e ingresos por meses. Entonces vas a tratar de llevar estas ventas anuales estimadas a previsiones.

Lo que vas a hacer es convertir tu presupuesto general en un presupuesto de tesorería. Lo que debes de hacer es añadir a los importes de ventas de tu presupuesto el IVA y añade el plazo medio (o más pesimista si quieres ser conservador) para convertirlos en cobros. Así tendrás unas previsiones mensuales a medio plazo aunque más inciertas.

  1. En estos momentos más complicados hay que trabajar sobre la liquidez de forma continua.

Supone un esfuerzo diario revisar las previsiones, sí, pero es la única manera de conservar un control de la tesorería de la empresa.

Tendrás que convertir cada día las previsiones inciertas en previsiones más confirmadas. Para ello fíjate un plazo de dos semanas a partir del día en curso. Revisa para ese plazo las previsiones que creaste a partir de tu presupuesto de tesorería y adelántalas, atrásalas o suprímelas de acuerdo con el conocimiento que tengas en ese momento de las facturas de venta y del cobro de los clientes. Así adecuarás mejor los pagos que tienes que hacer a los cobros.

¿Cómo puedes confirmar las previsiones de cobros? Si puedes exige un porcentaje de la factura por adelantado, realiza un control “preventivo” de los cobros. Llama a tus clientes siempre que puedas para recordarle el vencimiento de la factura y después para confirmar el pago, crea alertas que te avisen enseguida de un no cumplimiento de cobro y vuelve a llamar al cliente, habla con el banco para anticiparte a un posible descubierto.

 

Así que, es muy importante que hagas escenarios de ventas e ingresos y tengas controlado el cobro de los clientes.

Si quieres que te ayudemos a analizar cómo puedes hacer tus previsiones de cobro, escríbenos o llámanos, estaremos encantados de ayudarte.

 

Ingenia realiza una gestión eficiente de su tesorería con SeeDCash

INGENIA es una empresa Consultora de Ingeniería, que desarrolla su actividad desde el año 2003 y que agrupa en su equipo humano a profesionales con amplia experiencia en distintas áreas de la ingeniería. INGENIA desarrolla todo tipo de proyectos y estudios de ingeniería civil, urbanismo, planificación territorial, medio ambiente, arquitectura, Project Management, así como asistencias técnicas, direcciones de obra y coordinaciones de seguridad y salud, tanto para el sector público como para el privado.

El valor añadido de INGENIA, además de la preparación de su plantilla, radica en la calidad de los proyectos que elabora, cuidando al máximo los detalles tanto técnicos como estéticos. La empresa tiene presencia en Madrid y Jaén.

En circunstancia excepcionales la tesorería es el centro de interés de cualquier empresa y se percibe muy claramente lo crucial y vital que es para la supervivencia de la empresa. Por eso, en el momento actual de crisis resulta particularmente importante llevar un continuo control de la liquidez de la empresa. Para su Director Gerente, Emiliano Rodríguez, “gestionar la tesorería de manera adecuada es estratégica para nosotros ya que trabajamos tanto para organismos públicos como para empresas privadas. Hay que sincronizar los procesos de ingresos y gastos con los flujos de entrada y salida de dinero, para operar con tranquilidad y para poder seguir creciendo”.

Para Santos Hernández, Responsable de Contratación y Administración, “hay que vigilar que se cobran las cantidades previstas y en el tiempo previsto. Garantizar la liquidez de la empresa ahora es mucho más complicado y necesitas ayudarte de herramientas que no te roben tiempo que ahora es muy valioso para el buen seguimiento de las finanzas. Un incumplimiento de pago de un cliente puede suponer un incumplimiento con nuestros proveedores, y eso puede dar al traste con una relación comercial provechosa para ambas partes, suponer la interrupción del suministro, la suspensión del crédito o la exigencia de acometer el pago por anticipado. Por eso decidimos utilizar SeeDCash. Es muy importante llevar y planificar la tesorería al día o al menos semanalmente, conocer cuál es tu liquidez en todo momento, así como las cuentas bancarias, pagos y cobros para evitar y solventar los problemas de liquidez y efectivo, y ello es sencillo con SeeDCash”.

Además, Emiliano Rodríguez considera fundamental que su empresa sea muy sólida en el aspecto financiero porque es una señal de potencial y fortaleza y augura un futuro prometedor para toda la compañía.

 

Indicadores para controlar mi PYME

Hay muchos indicadores financieros y no financieros que sirven para determinar la situación de una pequeña empresa, pero ¿Cuáles son los mejores que me pueden ayudar a controlar la salud de mi PYME?

Independientemente de la actividad de tu empresa, hemos elegido algunas ratios que pueden decirte cómo está yendo tu negocio y que son fáciles de obtener. Porque la utilidad de un indicador es ayudarte a tomar decisiones continuamente, basadas en la mejor información posible. Para ello es importante que los indicadores puedan ser calculados en tiempo real y con muy poco esfuerzo. De poco sirve si se requiere de días de trabajo para recolectar y procesar la información.

 

Empezamos con los indicadores de ventas que van a servirte para conocer tu nivel de facturación. Además, te darán idea de cómo se comportan tus clientes, que son el “oro” de la empresa y hay que cuidarlos y mimarlos todo el tiempo estando muy pendiente de lo que piden y lo que necesitan.

  • Artículos por venta: ¿Cuántos artículos, de media, compra cada cliente? Mediante este KPI se tiene conocimiento de la cantidad de artículos que, en promedio, un vendedor consigue vender a cada cliente.
  • Ticket promedio: cuánto dinero consigue un vendedor con cada uno de sus clientes. Esta variable depende de dos factores: de las variaciones en los precios de los productos que se ofertan y del comportamiento de compra del consumidor según el precio establecido para cada producto.
  • Promedio de ventas diarias/semanales/mensuales, categorizando las ventas por tipos de productos. De esta manera, se analiza la popularidad de cada uno de los productos ofrecidos y la productividad y efectividad de los vendedores. Más importante aun si hacemos campañas de venta.
  • Tasa de retención del cliente: hay que controlar la cantidad de nuevos clientes que consigue cada vendedor, pero es fundamental hacer un seguimiento posterior y controlar si se han cubierto sus necesidades, si está satisfecho con nuestro producto y servicio y si repite la compra. Captar un nuevo cliente cuesta 5 veces más que retener a un cliente existente, y fíjate lo que consigues fidelizando a tus clientes: la probabilidad de que un nuevo cliente te compre está entre el 5% y el 20%, mientras que la de un cliente existente es del 60% a 70%. Aumentar la tasa de retención de clientes en un 5% puede incrementar tus beneficios entre un 25% y un 95%.

Aquí te dejamos una fórmula simple para calcularlo:

CRR= (clientes finales – nuevos clientes) / clientes iniciales] x 100

 

Seguimos con los indicadores de cobro que miden la eficiencia en los cobros y, en consecuencia, la capacidad de generar cash de la empresa:

  • Plazo Medio de Cobro: mide el plazo entre el vencimiento de la factura y el cobro efectivo de la misma en cuenta. Es el mejor indicador para conocer si estás cobrando bien de tus clientes, es decir si tus clientes están respetando las condiciones que has pactado con ellos.
  • Antigüedad media de la deuda: mide el tiempo transcurrido entre la emisión de la factura no cobrada y el momento del análisis. Muy interesante porque a medida que aumenta la antigüedad de una deuda, más dificultades estamos teniendo para cobrar de nuestros clientes. Además, cuanto más antiguo es un impagado, menos posibilidades hay de cobrarlo.

Aquí te dejamos una fórmula para calcularlo:

PMC= ((clientes año actual – clientes año anterior/2) / ventas año actual (+IVA))* 365

  • Porcentaje de deuda vencida: es el porcentaje de la deuda total de clientes que se encuentra vencida, es decir que ha sobrepasado la fecha de vencimiento. Si es elevado estamos teniendo problemas para cobrar y más acciones de mejora debemos de hacer.

 

Vamos con los indicadores de gestión financiera que miden la salud financiera de la empresa tanto para ti como para socios de la empresa (bancos y entidades financieras, proveedores…). Hemos elegido algunos que

  • Indicadores de solvencia. Indicadores de liquidez. Capacidad financiera: mide la capacidad que tiene la empresa para generar liquidez. Es el plazo de tiempo hasta cuando la empresa dispone de fondos para hacer frente a sus pagos. Tiene que tener en cuenta todos los cobros y pagos previstos (facturas, préstamos, impuestos, etc…)

 

  • Indicadores de productividad. Rotación de inventarios: es el número de veces que los stocks se convierten en cuentas por cobrar o efectivo. Es utilizado por empresas que venden bienes y proporciona mucha información: nivel de ventas (más alto significa más ventas), buena gestión de los abastecimientos, de las existencias, buena gestión logística .

Su cálculo es el siguiente: RI= Aprovisionamientos/Existencias

  • Indicadores de rentabilidad.

Margen operacional: mide el nivel de competitividad de la empresa, el beneficio obtenido en la actividad por cada euro facturado. Es un margen sobre las ventas netas e indica si el negocio es o no lucrativo.

Esta es la fórmula: Margen operativo= Beneficios antes de impuestos y tributos/Ventas.

Este indicador lo puedes obtener directamente de tu cuenta de resultados.

Margen bruto: Es un buen medidor de la situación del negocio. Se refiere al beneficio directo que consigue una empresa de un servicio o bien. Para calcularlo debe tenerse en cuenta la diferencia entre el precio de venta del artículo sin contar con el IVA y el gasto de producción. También se conoce a este término como margen de beneficio. Por lo general suele calcularse como un porcentaje sobre el conjunto de ventas del negocio.

Una de las fórmulas para calcularlo es la siguiente:  % Margen bruto = (Ventas – Coste de las ventas) / Ventas

 

Estos y cualquiera de los ratios de gestión te servirán si están adaptados a tu estrategia y a las necesidades concretas de tu empresa  y, sobre todo, si los utilizas para medir las desviaciones de la ruta que te has trazado.

 

Innovar en tiempos de crisis ¿soluciones financieras creativas?

En momentos de crisis, lo primero que se nos viene a la cabeza es reducir costes como herramienta de supervivencia. Sin embargo, debemos de cambiar nuestra forma de pensar para pasar a crear más valor (para el cliente, para la empresa) porque puede generar más rentabilidad.

Para eso tendremos que ser innovadores. Desarrollar la creatividad en una empresa puede hacerse en todas las áreas y también en la gestión financiera. Aplicar a las finanzas soluciones creativas para sobrevivir no es “hacer trampas” con la contabilidad o inventarse una ratio para medir la rentabilidad. La innovación no es antagonista de la gestión financiera: presupuesto, balance, P&L, EBIDTA…. Las finanzas son una “ciencia exacta” y no cabe la alteración de los números, se trata de enfocar los problemas de nuevas maneras o de abrir nuevos caminos para cambiar las cosas.

Seguramente, cuando nos proponemos innovar en algún área de la empresa enseguida pensamos en aplicar soluciones tecnológicas. Sí, la innovación tiene que ver mucho con la tecnología, pero innovar no va solo de tecnología. La innovación es el resultado de transformar algo del contexto a partir de que se adoptan ideas nuevas y valiosas.

Así pues, si queremos ponernos manos a la obra, pensemos en alguno(s) de los problemas que queremos solucionar y empecemos a generar ideas empezando por salir de la zona de confort y abandonar los paradigmas. No importa la calidad de las ideas sino la cantidad. Mientras más ideas aparezcan, mayores probabilidades de que alguna de ellas, sea una propuesta de valor.

Podemos plantearnos conocer bien qué funciona en el negocio y qué no funciona haciendo mejores análisis financieros del producto/servicio, clientes, canales y equipo de ventas…. Podemos mejorar los procesos financieros (contabilidad, cobro…) pues, aunque nos parecen muy simples, siempre cabe una posibilidad de mejora. Podemos tratar de mejorar la planificación financiera y el análisis con información que nos es útil para toma las decisiones, por ejemplo, ampliando la gama de datos que utilizamos. Podemos mejorar la gestión de los riesgos de liquidez preparando una estrategia con diferentes opciones a poner en práctica.

El uso de innovación y una adecuada gestión financiera contribuyen de manera significativa en la eficiencia de las PYMES y, además, existe una asociación positiva entre la mejora de la eficiencia en aquellas empresas que han realizado prácticas continuas de innovación.

El Plan de Tesorería de crisis de tu empresa

Hacer el Plan de Tesorería en una pequeña empresa es hacer tres cosas:

  1. Hacer un presupuesto de tesorería anual mensualizado. A partir del presupuesto general de la empresa en el que se determinan los ingresos y los gastos, convertirás éstos en cobros y pagos aplicando los plazos de cobro y pago (plazos medios) y el IVA. Además, incluirás todos los impuestos (IRPF, retenciones, seguros sociales, impuesto de sociedades…) y la financiación, los flujos financieros de préstamos, amortizaciones, intereses, comisiones…. Y los cobros y pagos de inversión.
  2. A partir de este presupuesto generarás un plan de tesorería semanal, al menos a 12 semanas vista obteniendo las previsiones de cobros y pagos.
  3. Actualizarás al menos cada semana las previsiones para tener las desviaciones.

 

En estos momentos críticos para las pequeñas empresas en que el Plan de Tesorería es la herramienta de gestión y toma de decisiones diaria para el gerente. Hay que anticipar todos los posibles pagos que se tendrán que afrontar, pero también determinar con minuciosidad en cuanto a las fechas los cobros. Debe de proporcionarte una vista muy precisa a corto plazo (1 a 2 semanas) pero también una vista a medio ya que debe de cubrir también imprevistos. Tu Plan de Tesorería será muy fiable para el corto plazo y menos cuanto mayor plazo cubras.

En este Plan de Tesorería tienen que ir siempre de la mano la tesorería real y la prevista porque en periodos de crisis como el actual, la supervivencia de la empresa depende de lo eficazmente que se actúe con las desviaciones. Es decir, tiene que ser cada día actualizado con la realidad que se está produciendo en las cuentas bancarias para detectar y corregir rápidamente las variaciones.

Para hacer estimaciones acertadas conviene que prepares diferentes escenarios de negocio (ventas y compras) y diferentes escenarios de cobro y pago (alargamientos de los plazos). Cuanto más te anticipes y te prepares frente a los distintos posibles escenarios, más probabilidad tienes de verte menos afectado. Conviene crear escenarios pesimistas porque las crisis suelen ser más largas de lo que queremos y tienes que conservar la caja el mayor tiempo posible. Los escenarios van a permitirte no solo ver claramente los ajustes que tienes que hacer y la financiación que tengas que solicitar sino cómo serán tus resultados a lo lardo de los próximos 3 a 4 meses y actualizar los planes de contingencia.

Después, identifica de forma rigurosa todas tus fuentes de ingreso y haz una previsión de los cobros de clientes si es posible uno a uno, tanto de los pendientes como de los vencidos y los pagos de gastos fijos.

También es muy importante que identifiques los cobros extraordinarios tales como ventas de activos, subvenciones, créditos e identificar los posibles impagados que puedes calcular con una ley de reparto en base a un histórico o al comportamiento de tus clientes.

En tu gestión del día a día tendrás que verificar y comparar los resultados previstos con los reales. Este análisis es crítico porque te permitirá modificar correctamente la situación y actualizar las proyecciones para los siguientes días en base a los resultados reales. Si no puedes hacer el seguimiento diario, al menos zallo de forma semanal.

El control de la tesorería te supondrá invertir un tiempo diario, pero merece la pena por la supervivencia de tu empresa y si puedes trata de ayudarte con herramientas que te hagan más sencillo obtener la información que necesitas y hacer este control más eficiente.

Finalmente, si tienes empleados será muy importante que generes confianza y les comuniques de forma transparente la situación real, el plan para salir adelanta y cómo les afecta.

Tesorería de guerra

⇒Economía de guerra: en momentos de fuertes convulsiones violentas o en periodos de situación crítica, la economía de los países se orienta para mantener el funcionamiento de las actividades económicas indispensables para el país, procurar el autoabastecimiento, desincentivar el consumo privado, garantizar la producción de alimentos y controlar la economía nacional desde el Estado.

⇒Tesorería de guerra: en momentos de recesión o de situación económica delicada ante una falta de liquidez, la tesorería de la empresa se orienta para mantener la liquidez que todavía conserva la empresa en la caja, reducir los pagos al mínimo y a no hacer más que los pagos imprescindibles. Pero también para tratar de distribuir y movilizar los recursos y que vayan a las actividades que permitan a la empresa subsistir mientras dure la “guerra”.

En este convulso momento actual en el que nos encontramos, hay que proteger a cualquier precio a las empresas grandes, medianas y pequeñas.

En circunstancia excepcionales la tesorería es el centro de interés de cualquier empresa y los gerentes y propietarios de repente se dan cuenta de lo crucial y vital que es para la supervivencia de la empresa.

 

⊕ La estrategia militar para sobrevivir a la crisis pasa por tomarse tiempo en la planificación y coordinación de un plan y después aplicar las tácticas más convenientes para lograr el objetivo de supervivencia.

El militar y filósofo Sun Tzu en su libro “El arte de la guerra” escribió: “El que sabe cuándo puede volar y cuando no, será victorioso”.

§Pero a nosotros nos gusta más: “Prohíbe los augurios para evitar las dudas”

Porque lo que vamos a hacer es una estrategia que nos permita pasar de las elucubraciones a las previsiones lo más acertadas posibles.

  1. Preparación

Como en toda estrategia de defensa, el primer paso es reconocer el entorno, identificar y aislar al enemigo. En nuestra empresa vamos a recoger los elementos económicos y, sobre todo, de nuestra propia situación.

¿Cómo está nuestra tesorería? ¿Dónde está el agujero y de cuanto es ahora y será en los próximos 6, 9, 12 meses el agujero?

Para conocer esto vamos a hacer “borrón y cuenta nueva” y a preparar un plan de tesorería nuevo con las nuevas previsiones que determinemos serán más realistas. ¿Cómo están mis clientes? ¿Quiénes van a poder pagarme? ¿Cuándo podré pedir financiación? ¿A quiénes de mir proveedores les tengo que pagar sí o sí?

Después vamos a tratar de elaborar varios escenarios. Estando como está la situación ahora, más vale pecar de pesimista que de optimista. Mejor alargar el plazo de “crisis”, elaborar previsiones de cobro inferiores, plazos más largos…

  1. Ejecución

Una vez que tenemos identificada nuestra necesidad de liquidez a corto y medio plazo, vamos entonces a determinar cómo podemos gestionar de forma óptima la que tenemos y la que podemos generar. Las acciones siguientes nos ayudarán a ello:

  • Innovar para buscar nuevos ingresos (nuevos productos, nuevos mercados…). Las Administraciones en momentos de dificultad económica lanzan planes de medidas extraordinarias para facilitar ayudas de I+D+I acelerando su gestión y la aprobación de proyectos
  • Buscar toda la información posible sobre nuestros clientes, las noticias que les pueden afectar. Cuidarles mucho y comunicar mucho con ellos. Se trata de defender los ingresos que podemos obtener y de buscar ingresos donde sea. Si les hacemos un buen seguimiento, además de asegurar más los cobros, podremos conocer las fechas e importes de los cobros y mantener controlada la deuda.
  • Hablar con los proveedores que son imprescindibles para el negocio tratando de alargar en lo posible los plazos de pago cuando sea necesario a la vez que les damos la mayor seguridad posible
  • Saber en todo momento el saldo de bancos y conocer los remanentes de saldo diarios (si los hubiera) para aplicarlos a aquellos gastos que son urgentes y fundamentales
  • Negociar con los bancos tratando de conseguir relajar los pagos de cuotas, aplazar los reembolsos de préstamos o de mejorar las condiciones financieras
  • Buscar ayudas financieras y aprovechar todas las ayudas institucionales
  • Acogerse a aplazamientos de impuestos
  1. Explotación

Se trata de no contraer compromisos que se traduzcan en medias victorias. Es decir, hacer acciones urgentes irreflexivas no previstas que nos desvíen del plan.

 

“El que llega primero al campo de batalla espera la llegada del enemigo fresco para combatir. Quien llega tarde al campo de batalla tiene que apresurarse y llega exhausto al combate”

Gestionar las finanzas de una pequeña empresa en tiempos de turbulencia

En circunstancia excepcionales la tesorería es el centro de interés de cualquier empresa y los gerentes y propietarios de repente se dan cuenta de lo crucial y vital que es para la supervivencia de la empresa.

En situaciones tan complicadas como la actual, el empresario o el financiero deben de centrarse en el pronóstico del flujo de efectivo para garantizar la liquidez en cualquier momento, en la adecuación de las necesidades del capital de trabajo (también por razones de liquidez) y en los riesgos crecientes adicionales, por ejemplo, el riesgo de incumplimiento de los clientes o la volatilidad de divisas si la empresa tiene operaciones en divisas.

Las circunstancias excepcionales requieren medidas excepcionales. Las empresas reducen al mínimo todos los gastos, paralizan todos los pagos y “atesoran” todo el efectivo del que pueden disponer.

Cuando hay una falta de visibilidad económica a mediano e incluso corto plazo, si la empresa no tiene herramientas que le proporcionen su información financiera en tiempo real, si no dispone de un plan de tesorería actualizado cada día, ¿cómo actuar? ¿qué priorizar?

Dejando a un lado los ERTE que en muchos casos serán necesarios, la empresa necesita tener una mente alerta y una gran agilidad para ajustar la situación a los eventos, pero también, adoptar una gestión muy dinámica de la tesorería.

Es importante poner el foco en:

  • Conocer los importes y fechas de todos sus pagos y cobros
  • Saber en todo momento el saldo de bancos
  • Controlar los gastos. Conocer los remanentes de saldo diarios y aplicarlos a los gatos urgentes.
  • Analizar la volatilidad del cambio de divisas si se tiene que recibir cobros o hacer pagos en divisas para determinar si hay que hacer alguna acción de cobertura.
  • Disponer de toda la información de clientes. Buscar noticias de los clientes, información financiera, los ratios de rentabilidad que tienen, su histórico de solvencia, su comportamiento de pago y su riesgo de impago. Todos loes elementos que nos ayuden a identificar el riesgo de cobro de clientes.
  • Identificar bien los cobros y mantener controlada la deuda y su antigüedad
  • Hablar con proveedores. Tratar de revisar y ajustar la política de pagos con ellos, dándoles la mayor seguridad posible. Ello es posible si la empresa misma dispone de su información financiera en tiempo real
  • Identificar si se están utilizando los instrumentos de cobro y de pago más adecuados o si podría ?
  • Buscar ayudas financieras, ayudas institucionales, moratorias y aplazamientos de impuestos, etc…
  • Negociar con los bancos tratando de mejorar las condiciones financieras o, al menos, de conseguir relajar los pagos de cuotas

La situación es actual es dolorosa pero no insuperable. Tratemos de mejorar la gestión en aquellas áreas empresariales en las que tenemos cierto poder de decisión y prepararnos mejor para el momento en que la situación económica remonte.

Mucho ánimo a todos!

 

PDS2: ¿Qué es la segunda Directiva de Medios de Pago?

PSD2 (Payment Service Providers) es una regulación europea sobre servicios de pago electrónicos que entró en vigor el pasado 14 de septiembre de 2019. Su objetivo es completar el desarrollo de un mercado único de pagos en la Unión Europea aumentando la seguridad de los pagos en Europa, promoviendo la innovación y favoreciendo la adaptación de los servicios bancarios a las nuevas tecnologías.

Conlleva cambios importantes en la industria tecnológica al dar acceso a terceros a la infraestructura de los bancos. Para ello, la PSD2 regula y armoniza dos clases de servicios que prestan empresas terceras: los servicios de información de cuenta (AIS) y los servicios de iniciación de pagos (PIS).

El servicio de información de cuenta consiste en recoger y almacenar la información de las distintas cuentas bancarias de un cliente en una aplicación permitiendo a los clientes tener una visión global de su situación financiera.

Con el servicio de iniciación de pagos, terceros proveedores facilitan el uso de la banca “online” para realizar pagos por internet.

Los bancos españoles están aplicando sucesivamente la nueva normativa haciendo las modificaciones necesarias en sus plataformas y sus servicios de pago para abrirlos a terceras empresas a través de las “Open API’s”.

 

PSD2 introduce un elemento importante que es la seguridad, con nuevos requisitos de seguridad mediante la llamada “Autenticación Reforzada de Clientes” (SCA). Estos nuevos requisitos de seguridad implican el uso de dos factores de autenticación en operaciones bancarias que antes no lo requerían, como el acceso a cuentas online o a través de apps y los pagos.

La SCA se realiza para que la gestión del dinero y los pagos online sean más seguros y para reducir el fraude en estos procesos. Por ello, en un nivel alto, se requiere cuando un pagador transfiere fondos o accede a la información de su cuenta.

El sistema de doble autenticación obliga a usar al menos dos elementos de las tres categorías que propone la normativa: de conocimiento (contraseña, código pin, “Passphrase” o preguntas cuya respuesta solo conoce el usuario), de posesión (teléfono móvil cuya posesión quede demostrada por la recepción de un SMS con un código OTP, tarjeta o dispositivo cuya posesión quede demostrada mediante el escaneo de un código QR, tarjeta leída por un lector de tarjetas) y de inherencia (iris o retina, huella dactilar, reconocimiento de voz, geometría de cara y manos, dinámica de escritura).

 

PSD2 está revolucionando los servicios que prestan y que prestarán los bancos, llevándolos a buscar innovaciones en sus servicios y a colaborar, e incluso adquirir, empresas Fintech que les complementen o simplifiquen sus propios servicios financieros.

Las PYMES puedes aprovecharse de PSD2 en la digitalización de sus procesos, construyendo su propia infraestructura de gestión financiera a medida “por piezas”: contabilidad, gestión de la liquidez, financiación, inversión, gestión de divisas, pagos…

 

Los servicios regulados por PSD2 son básicos para las nuevas empresas Fintech para prestar sus servicios a sus clientes. SeeDCash como empresa que facilita la gestión de la liquidez de pequeñas empresas y autónomos, utiliza los servicios de información de cuenta para obtener diariamente los movimientos de cuentas de los clientes que utilizan la aplicación para confirmar y conciliar las previsiones de forma inteligente y generar la proyección y los indicadores de liquidez.

Por ello, a partir de septiembre, los clientes han empezado a ver cambios en su experiencia de usuario cuando inician una sesión en su app o en su web del banco o cuando pagan con una tarjeta bancaria.

Para la conexión bancaria que realiza SeeDCash, el sistema de autenticación reforzada se traduce en que el usuario debe de autorizar al agregador bancario de la aplicación la consulta de las cuentas bancarias. Este proceso debe de hacerse de forma periódica ya que cada 90 días hay que renovar la autenticación de la conexión bancaria.

 

Puedes ver más información en :

Contabilidad versus Tesorería

Muchas empresas no saben diferenciar entre la contabilidad y la tesorería. Como ambas se hacen en el departamento financiero, pues consideran que es la misma función.

Sin embargo, la diferencia entre las dos funciones es evidente. Cuando hablamos de tesorería nos referimos a la liquidez del negocio en cada momento. La contabilidad de la empresa, por su parte, detalla la información financiera de la empresa, con las cuantías de gastos e ingresos, las previsiones y el patrimonio.

A nosotros nos gusta explicar las funciones de cada una de forma muy sencilla, haciendo hincapié en 4 puntos:

  1. Registro versus gestión

La tesorería administra y maneja los fondos financieros, lleva el control del dinero disponible en la empresa. El tesorero toma decisiones en la gestión de los pagos y cobros teniendo en cuenta el flujo de caja y la legislación reguladora vigente.

La contabilidad registra todas las operaciones de ingresos y salidas, sistematizados por áreas y departamentos proporcionando una información ordenada de los movimientos financieros de la empresa.

 

  1. Cumplimiento versus planificación

La contabilidad debe de hacer cumplir con la legislación administrativa, fiscal y societaria evitando cualquier conflicto y representando la realidad de la empresa en cada momento.

El principal objetivo de la tesorería es adelantar las necesidades de fondos que van a existir. La empresa debe de tener una planificación de tesorería que asegure disponer siempre de una liquidez positiva para afrontar cualquier imprevisto.

 

  1. Asiento contable versus previsión

La contabilidad funciona con asientos contables o apuntes contables para llevar un registro de todos los movimientos de los elementos que forman parte de una empresa, que se hacen en el libro diario de contabilidad bajo la normativa y la legislación contables que rigen en el país en el que está la sede de la empresa. El asiento registra un hecho económico que provoca una modificación cuantitativa o cualitativa en la composición del patrimonio de una empresa y, por tanto, un movimiento en las cuentas de una empresa.

La tesorería funciona con previsiones que son las entradas y salidas de dinero en los próximos días, semanas y meses que permite anticiparse a una situación de insuficiencia de caja. Las previsiones sumadas al saldo inicial arrojan un saldo final a una fecha futura y construyen el plan de tesorería que permite tener visibilidad constante de la situación de caja de la empresa.

Las previsiones tienen grados de certeza diferentes en el tiempo. Una factura con un vencimiento determinado no es una previsión cierta hasta que se ha confirmado su próximo cobro o pago. Por ello las carteras de cobros y pagos se deben de ir actualizando a medida que se acerca el vencimiento para tener una posición de tesorería lo más acertada posible.

 

  1. Resultado versus caja

La contabilidad mediante la cuenta de resultados recoge los ingresos y gastos que ha tenido una empresa durante un periodo de tiempo y presenta el resultado económico (pérdida o ganancia). La cuenta de resultados mide la realidad frente a lo esperado y proporciona una parte del análisis sobre lo que vale una empresa

Una cuenta de resultados siempre acaba en la tesorería, pero ésta no tiene por qué ser similar. La cuenta de resultados puede ser positiva, pero la empresa no tener dinero en caja si no ha cobrado de sus clientes lo esperado.

La tesorería proporciona el flujo de caja futuro mostrando si la empresa podrá pagar a acreedores y devolver el dinero a bancos e inversores.

 

  1. Pasado versus futuro

La contabilidad nos da una visibilidad de pasado que nos permite corregir desviaciones respecto del plan de negocio inicial, pero si queremos y anticipar a futuro posibles problemas, la tesorería es la que nos ayuda a evitar problemas de liquidez y a ser más rentables reduciendo al máximo los costes financieros.

Clínica MEDart utiliza SeeDCash para controlar sus cobros y su liquidez

Clínica MEDart es un centro médico acreditado, con un equipo médico altamente cualificado con formación en Medicina Estética, Nutrición y Medicina General que ofrece tratamientos médicos en el marco de una atención integral del paciente, considerando la salud en su conjunto.

Para sus profesionales médicos, la imagen personal y la autoestima son dos pilares fundamentales que sustentan el bienestar psicológico de la persona. En Clínica MEDart tienen el objetivo de mejorar la imagen externa sin descuidar el equilibrio psicológico, para lograr la máxima armonía personal.

 

Sus servicios de Medicina Estética facial y corporal, Medicina General y promoción de la salud y Tratamiento Médico de la obesidad y sobrepeso utilizan técnicas innovadoras y un equipamiento de última generación.

 

Como en toda empresa de servicios, el cobro de sus servicios médicos es el elemento clave para la salud de la empresa y es fundamental para adquirir la tecnología médica que evoluciona muy rápidamente y para comprar los suministros y materiales.

 

Por ello decidieron utilizar SeeDCash. La aplicación les informa cada día de los cobros recibidos, les avisa si hay cobros que tenían previstos y que no se han producido y, además, les da visibilidad de su futura liquidez para que puedan acogerse a campañas de compra que hacen las empresas farmacéuticas y médicas. Para el equipo de Dirección de MEDart es muy importante hacer una labor preventiva del cobro y contactar al cliente si no llega el pago para establecer una clara comunicación con él y mantener la confianza.

Como dice la Dra. Lucía Martínez Caballero, Directora Médica y Responsable de Nutrición y Medicina Estética de la clínica: “En Clínica MEDart tenemos muchos pacientes y necesitamos controlar de forma fácil y rápida el cobro de las consultas y los saldos para asegurar la calidad de nuestros servicios».