El Plan de Tesorería de crisis de tu empresa

Hacer el Plan de Tesorería en una pequeña empresa es hacer tres cosas:

  1. Hacer un presupuesto de tesorería anual mensualizado. A partir del presupuesto general de la empresa en el que se determinan los ingresos y los gastos, convertirás éstos en cobros y pagos aplicando los plazos de cobro y pago (plazos medios) y el IVA. Además, incluirás todos los impuestos (IRPF, retenciones, seguros sociales, impuesto de sociedades…) y la financiación, los flujos financieros de préstamos, amortizaciones, intereses, comisiones…. Y los cobros y pagos de inversión.
  2. A partir de este presupuesto generarás un plan de tesorería semanal, al menos a 12 semanas vista obteniendo las previsiones de cobros y pagos.
  3. Actualizarás al menos cada semana las previsiones para tener las desviaciones.

 

En estos momentos críticos para las pequeñas empresas en que el Plan de Tesorería es la herramienta de gestión y toma de decisiones diaria para el gerente. Hay que anticipar todos los posibles pagos que se tendrán que afrontar, pero también determinar con minuciosidad en cuanto a las fechas los cobros. Debe de proporcionarte una vista muy precisa a corto plazo (1 a 2 semanas) pero también una vista a medio ya que debe de cubrir también imprevistos. Tu Plan de Tesorería será muy fiable para el corto plazo y menos cuanto mayor plazo cubras.

En este Plan de Tesorería tienen que ir siempre de la mano la tesorería real y la prevista porque en periodos de crisis como el actual, la supervivencia de la empresa depende de lo eficazmente que se actúe con las desviaciones. Es decir, tiene que ser cada día actualizado con la realidad que se está produciendo en las cuentas bancarias para detectar y corregir rápidamente las variaciones.

Para hacer estimaciones acertadas conviene que prepares diferentes escenarios de negocio (ventas y compras) y diferentes escenarios de cobro y pago (alargamientos de los plazos). Cuanto más te anticipes y te prepares frente a los distintos posibles escenarios, más probabilidad tienes de verte menos afectado. Conviene crear escenarios pesimistas porque las crisis suelen ser más largas de lo que queremos y tienes que conservar la caja el mayor tiempo posible. Los escenarios van a permitirte no solo ver claramente los ajustes que tienes que hacer y la financiación que tengas que solicitar sino cómo serán tus resultados a lo lardo de los próximos 3 a 4 meses y actualizar los planes de contingencia.

Después, identifica de forma rigurosa todas tus fuentes de ingreso y haz una previsión de los cobros de clientes si es posible uno a uno, tanto de los pendientes como de los vencidos y los pagos de gastos fijos.

También es muy importante que identifiques los cobros extraordinarios tales como ventas de activos, subvenciones, créditos e identificar los posibles impagados que puedes calcular con una ley de reparto en base a un histórico o al comportamiento de tus clientes.

En tu gestión del día a día tendrás que verificar y comparar los resultados previstos con los reales. Este análisis es crítico porque te permitirá modificar correctamente la situación y actualizar las proyecciones para los siguientes días en base a los resultados reales. Si no puedes hacer el seguimiento diario, al menos zallo de forma semanal.

El control de la tesorería te supondrá invertir un tiempo diario, pero merece la pena por la supervivencia de tu empresa y si puedes trata de ayudarte con herramientas que te hagan más sencillo obtener la información que necesitas y hacer este control más eficiente.

Finalmente, si tienes empleados será muy importante que generes confianza y les comuniques de forma transparente la situación real, el plan para salir adelanta y cómo les afecta.

Escribe aquí tu comentario: