Curso de gestión de tesorería de la empresa. Las previsiones

Empezamos este curso de gestión de tesorería de la empresa con un tema fundamental y muy importante: las previsiones de tesorería.

Primero hay que recordar que cualquier empresa por pequeña que sea debe de gestionar su tesorería día a día para evitar problemas de pago.

La gestión de tesorería en la empresa no es una mera gestión de los saldos bancarios, sino una gestión previsional. Es decir, que no es suficiente con conocer el saldo bancario de las cuentas, sino que hay que añadir las estimaciones de flujos futuros de cobros y pagos para sobrevivir estableciendo un equilibrio entre los cobros y los pagos y para reaccionar a tiempo ante posibles problemas de efectivo.

 

Cuanta más información tengamos, más visibilidad y control tendremos. Obtener previsiones precisas y fidedignas puede ser complicado para la empresa. En realidad, los pagos no son un problema, pero sí lo son los cobros que no dependen de nosotros sino de nuestros clientes y acreedores. Además, en empresas mayores, para obtener las previsiones hay que acudir a diversas fuentes de información y a diversos departamentos.

Si no disponemos de previsiones, entonces tendremos que gestionar la liquidez de forma precavida dejando colchones de saldo en las cuentas para evitar descubiertos. Cuando gestionamos la tesorería de forma prudente eliminamos aquellos cobros de los que no disponemos de una previsión de calidad, y dejamos saldos ociosos que suponen un coste de oportunidad para la empresa y que, a lo mejor, nos obligan a tomar financiación de forma innecesaria.

 

Por esto es muy importante disponer de herramientas que faciliten la obtención de las previsiones, que éstas se actualicen con fiabilidad y que generen una proyección de cashflow correcta y actualizada de forma constante.

 

En la aplicación SeeDCash puedes introducir tus previsiones en la aplicación de forma manual o desde un fichero Excel. Diariamente tu previsión se actualiza de forma automática con los datos de los bancos para tener la posición real de tesorería.

 

Ahora bien ¿de dónde sacamos las previsiones? En general hay cuatro orígenes para generar las previsiones:

  1. Del presupuesto de tesorería
  2. De las facturas a cobrar y a pagar
  3. De datos históricos
  4. De modelos predictivos

 

El presupuesto de tesorería es la primera herramienta para el control de la tesorería de la empresa. Recoge los ingresos y los gastos operativos del presupuesto general y los transforma en cobros y pagos al aplicar las condiciones de cobro y pago (cobros a 30, 60, 90…). Incluye también los pagos de impuestos (Seguros sociales, IVA, Impuesto de sociedades, impuestos y tasas municipales, etc.), los pagos al personal, seguros, las financiaciones e inversiones y el pago de dividendos. Esta información, aunque está agrupada por meses en el presupuesto, puede servirnos para hacer una estimación más precisa, semanal, por ejemplo, de los cobros y pagos que vamos a recibir en nuestras cuentas y considerar estos como previsión, aunque sea una previsión en principio más incierta.

Podéis consultar el post «El presupuesto de tesorería» de nuestro Blog en el cual tenéis un modelo de presupuesto de tesorería que os podéis descargar y que os ayudará a hacer vuestro presupuesto.

 

  1. Facturas a pagar y cobrar.

De nuestras carteras de facturas a pagar y facturas a cobrar vamos a obtener las previsiones de cobro de clientes y de pago a proveedores. Podemos introducir las facturas agrupadas por fecha de vencimiento o de forma individual si nos interesa tener el detalle de los clientes.

En cualquiera de los casos, conviene que, en la medida de lo posible, tengamos en cuenta las “costumbres” de pago de nuestros clientes para acertar al máximo con las fechas de valor. Estas previsiones más “ciertas” serán las que se concilien cada día con los movimientos del banco.

 

  1. Previsiones basadas en datos históricos.

Más vale una mala previsión que una «no previsión». Efectivamente, aunque no conozcamos la fecha en que nos van a pagar o nos van a pasar un adeudo, es conveniente que hagamos una estimación que nos ayude a tener una buena visibilidad. Por ejemplo, podemos tomar el total de cobros que hemos previsto en nuestro presupuesto para un mes determinado y por medio de una ley estadística que recoja el histórico de otros años repartirlo por semanas o por días. A lo mejor la primera vez nos cuesta elaborar esa ley estadística, pero una vez hecha la tenemos para todos los meses posteriores.

Otro ejemplo sería el de una empresa de distribución que reparte sus ingresos previstos por tipo de cobro (efectivo, tarjeta, transferencia…) y a la vez lo lleva a una ley estadística para hacer el reparto según la afluencia de público o de ventas por días del mes.

 

  1. Modelos predictivos: generación automática de previsiones

Resulta muy interesante poder disponer de herramientas de «machine learning»que nos ayuden con la generación de previsiones.

Porque si utilizamos una herramienta y vamos acumulando los datos en ella, una funcionalidad de “modelo predictivo” es capaz de analizar los datos pasados y, en base a unas técnicas estadísticas, generar automáticamente las previsiones de los cobros o pagos siguiendo el patrón histórico de estos datos.

Con estos modelos también podemos identificar con exactitud las domiciliaciones e incluso los impagados de los clientes.

Esta opción es sumamente interesante porque proporciona previsiones de tesorería muy fiables y facilita mucho al financiero la obtención de la posición de tesorería con un mínimo esfuerzo.

 

En definitiva, confeccionar una previsión de cobros y pagos compensa el esfuerzo que hay que realizar para llevarla a cabo. Ayudados de una buena herramienta podemos ahorrar dinero, conocer nuestra liquidez pasada, presente y futura y, sobre todo, podemos anticiparnos a los acontecimientos financieros que se avecinan, pudiendo influir en ellos.

Escribe aquí tu comentario: