Cuatro “tips” para ser proactivos en el cobro de clientes y cobrar mejor

Seguro que algunos de los trucos que vamos a compartir a continuación os parecen muy obvios. Sí, puede ser, pero también es cierto que se nos olvida el aplicarlos muchas veces.

También estaréis pensando que sobre el papel queda muy bien eso de acelerar los cobros, pero que es un tema que se escapa a nuestra voluntad y por tanto, en realidad, poco podemos hacer.

Espero que con este post penséis que podéis aplicar algo de lo que contamos para cobrar mejor de vuestros clientes y, al menos para empezar, os podáis marcar algunos objetivos.

 

  1. Tener más clientes no significa necesariamente tener más ingresos.

Porque puede suceder que no cobres las ventas y eso hará que tus costes sean superiores. Además, has tenido que comprar más productos y hacer el desembolso correspondiente. Debes de calcular los costes de cada cliente para saber cómo son de rentables y así sabrás el impacto que un retraso en el pago tendrá en su rentabilidad. También debes de analizar los desfases que tienes entre pagos y cobros porque eso te va a determinar el colchón de tesorería que vas a necesitar en cada momento. Y si en algún momento necesitarás cubrir un déficit de liquidez, eso te va a suponer más costes y, por tanto, menos rentabilidad.

 

  1. Clasifica a tus clientes. Aunque tengas pocos te ayudará a hacer un mejor seguimiento de sus pagos y podrás ir conociendo cada vez mejor su perfil pagador. En la medida de lo posible, antes de que pasen a engrosar tu portafolio de clientes conoce bien las empresas, busca información financiera, los ratios de rentabilidad que tienen, analiza su histórico de solvencia, su comportamiento de pago y su riesgo de impago. En base a cada tipo de cliente podrás nos sólo determinar el límite de crédito que debes de concederle sino también la “vigilancia” de su comportamiento.

 

  1. Haz una labor de cobro preventiva. Sobre todo, con aquellos clientes que tengan más volumen de ventas. Envíales un aviso una semana antes del vencimiento de la factura. Así en caso de que hayan tenido algún problema con la factura o con la documentación y no te hayan avisado, podrás adelantar la solución. O en caso de que prioricen el pago de las facturas, podrás pasar delante de otros proveedores. También puedes enviar periódicamente estados de cuenta a tus clientes para cerciorarte de que los saldos son reconocidos por éstos.

Crea tu propia metodología de seguimiento de los clientes. Envía otro correo al vencimiento y unos días después si no has recibido el pago.

Si tienes muchos clientes, debes de hacer una previsión de los cobros correspondientes y así podrás vigilar de forma automática si los recibes o no.

 

  1. Vigilar, vigilar y vigilar. Saca al menos cada semana el informe de deudas vencidas. Mantener controlada la antigüedad de tu cartera es un elemento clave para la liquidez de la compañía y aplicar mejor las acciones necesarias de acuerdo al status en que se encuentren. Hay que actuar rápidamente sobre los impagos y evitar que las deudas se alarguen. Una deuda vencida con poca antigüedad es más fácil de cobrar, mientras que una deuda entre 90 a 120 días de vencida tiene altas posibilidades de convertirse en incobrable.

 

Y recuerda que debes de hacer un control exhaustivo de tu Cash Flow semanal, mensual y trimestral para detectar y corregir desviaciones de forma más ágil.

Si utilizas SeeDCash, automatizarás la constitución y seguimiento de tu Cash Flow y controlarás cada día los cobros recibidos para comprobar si tus clientes te pagan como has acordado.

Escribe aquí tu comentario: